post

La era de la desatención y sus negativas consecuencias

En numerosos foros y eventos a los que asisto y muchos artículos que leo con todo detalle hasta la última coma, observo últimamente como algunos expertos se quejan de las graves consecuencias que supone vivir permanentemente en la era de la desatención.
Leemos el titular y juzgamos sin sentido cualquier cosa provocando además de una gran injusticia un desconocimiento que solo nos aportará confusión.
Continue reading

post

Planificación estratégica para surfear grandes olas

La estrategia central y sus consiguientes capas para controlar su eficiente ejecución en unos momentos de gran incertidumbre resulta como un jeroglífico muy embarullado o sea nada fácil y que requiere de una gran vigilancia permanente y eso resulta agotador.
La estrategia de una empresa tiene como objetivo prioritario la mejora en la satisfacción de los clientes (sin clientes no hay empresa) y su fidelización, así como resultar una empresa atractiva que pueda atraer a nuevos clientes de su mercado o de otros nuevos.
Muchas pymes se enredan en grandes definiciones filosóficas y se olvidan de la auténtica razón de ser de una buena estrategia y su ejecución y solo si es acertada para nuestros clientes estará centrada y producirá resultados positivos ya que sin estrategia no podemos conseguir objetivos valiosos.
Por lo tanto, es especialmente importante tener esto claro en momentos como los actuales donde el mundo y los mercados cambian a gran velocidad y en dirección desconocida algunas veces y eso nos podría dejar un fuera de juego.
Solo una vez que nos aseguremos de que realmente nuestra dirección estratégica favorece a nuestros clientes presentes y futuros, podremos conectar los tres niveles necesarios para una buena ejecución como son el estratégico, el táctico y el operativo.
Antes de eso por supuesto ya tendremos bien definidas la razón de ser, propósito o finalidad de nuestra empresa (el para qué debemos seguir existiendo en el mercado) así como la visión, misión y los valores que compondrán nuestro auténtico ADN.
Así que primero saber hacia donde queremos ir para marcar objetivos ambiciosos pero realistas, luego establecer la carretera que necesitaremos para llegar a nuestras metas (que se irán ampliando) que será la estrategia que nos llevará allí y luego vigilar que los tres niveles estratégicos sean coherentes y se estén aplicando con rigor.
Precisamente cuando más confusos estemos, cuando más complejidad externa nos encontremos, más necesaria será la estrategia para poder darle sentido a nuestro trabajo, a nuestro esfuerzo y a nuestras prioridades.
Saber donde debemos poner la máxima atención, nuestro foco, es lo que nos va a guiar para no cometer distracciones que nos lleven a errores que luego lamentaremos.
También cuando hay momentos complejos lo son para todos así que es el momento ideal para ayudar a facilitar las cosas a nuestros proveedores y clientes que seguro nos lo agradecerán y valorarán mejorando considerablemente las relaciones.
Pero donde más debemos aportar claridad y luz es a nuestros equipos ya que de lo contrario lo demás no se podrá conseguir, así que es más importante que nunca aplicar un Liderazgo Empático que ayude a mejorar el ambiente interno y anime a cumplir con todos los actores externos con los que debemos actuar para conseguir nuestros objetivos.
Ninguna estrategia por muy buena que sea se podrá llevar a cabo si antes no hemos formado y convencido a nuestro equipo para que todos juntos sepamos porque hacemos lo que hacemos y porque eso nos llevará a satisfacciones y beneficios conjuntos.
No hay mejor equipo que aquel que sabe porqué y a donde va y quiere ir por sí mismo a ese lugar.
La parte puramente estratégica será la que nos ayude a tener un horizonte de tiempo suficiente como medio o largo plazo, la parte táctica será la que vayamos adaptando con cierta flexibilidad en el día a día y la parte operativa la que llega a toda la empresa y se conecta con las otras dos aplicando lo necesario para facilitar su ejecución.
Si están las tres partes bien diseñadas cada una de las fases requiere una atención determinada y una vigilancia adaptada al momento ya que son diferentes períodos los que debemos permanecer atentos para que al final funcione con armonía y sincronización como si de una orquesta se tratara.
Nunca tuvo tanto valor como ahora acertar en la estrategia de nuestra empresa y en su ejecución para compensar algo la enorme incertidumbre actual de los mercados.
Y que nadie piense que esto es solo para las grandes empresas porque entonces ya le quedará poco tiempo en el mercado.
Cuidemos todo lo relacionado con lo estratégico y nos irá mucho mejor.

-Planificar es traer el futuro al presente para poder hacer algo al respecto.
-El que persigue varias liebres no caza ninguna.
-El futuro ya no es estable, se ha convertido en un blanco móvil.
-Cuando debemos elegir y no lo hacemos, ya lo estamos haciendo.
-La táctica es como andar, la estrategia es como volar.

José Carrasco
Dirección General
FERSAY ELECTRONICA, S.L.

post

Gestionar, liderar o ser adivino?

Dirigir una empresa en momentos de constantes distorsiones como ahora y con bastantes dificultades para predecir el corto y medio plazo (del largo ya ni hablamos) se convierte sin duda en un reto que requiere ser de una “raza especial” con un altísimo grado de resiliencia y con un estado de alerta continua agotadora.
Continue reading

post

El problema no son las pymes sino las pymes eficientes

En España el tejido empresarial mayoritario son pymes y micropymes, es decir pequeñas empresas mayoritariamente y algunas medianas y muy pocas grandes, esa es la radiografía real y siempre se presenta como una tragedia, pero sin ningún sentido.
Además, hay que aceptar la realidad ya que esto no se puede cambiar ni a corto ni a medio plazo, solo se puede cambiar a largo plazo y con reformas desde la base, o sea desde el sistema educativo y desde la formación de nuestros jóvenes antes de su incorporación al mundo laboral.
Continue reading

post

¿Aportaremos claridad y orden en el caos actual?

Tras la gran inestabilidad provocada por el Covid-19 y cuando merecíamos algún respiro, nada más lejos de la realidad ya que nos vemos rodeados de múltiples factores de incertidumbre que pueden provocar cambios radicales en muy corto espacio de tiempo y sin tener nosotros (salvo excepciones) el control de los mismos.
Las cuentas oficiales de nuestro país no son fiables por lo que no solo no nos ayudan, sino que al contrario nos perjudican ya que tampoco parecen ser solidarias territorialmente sino parecen estar al interés político y no al social y económico. Sin embargo, las empresas por la cuenta que nos trae hacemos las previsiones bastante más realistas ya que de lo contrario habría consecuencias negativas para todos.
Los continuos sobresaltos para el consumidor con los problemas de las subidas de la energía, de los combustibles, de los precios de los productos de consumo, de los alquileres de las viviendas, de la falta de suministros, del excesivo endeudamiento oficial, el aumento de impuestos, hacen que no haya alegría al consumir, sino que el miedo haga guardar los recursos en lugar de comprar bienes como mejora de calidad de vida.
Además, el ambiente ahora mismo respecto a España es que estamos espantando a los inversores que pueden ser los que generen empleo que tanta falta nos hace y cuando los que tienen recursos los invierten en otros lugares la crisis se agudiza en un país.
Tampoco están claras las líneas maestras de las famosas ayudas Europeas y no parece sensato pensar que van a llegar a las pymes españolas (más del 98% de las empresas totales en España) y tampoco sabemos el precio a pagar por esas ayudas ya que no serán gratis y habrá exigencias que como no se quieren acometer ahora tocará hacerlas después y eso significa casi siempre más impuestos de nuevo.
En un ambiente así de temeroso es muy difícil esperar que para 2022 el consumo se acelere (como dicen las previsiones oficiales) sino todo lo contrario y eso al final es malo para todos porque cualquier retraso o parón en comprar nuevos productos hace más difícil cumplir objetivos para las empresas.
Ya tenemos algunas desgracias de las que ocuparnos en nuestro país como tener el índice más alto de ninis (jóvenes que ni estudian ni trabajan) de Europa junto a Italia y el paro juvenil más alto con un 38,3% (una auténtica barbaridad) pero si en una empresa priorizamos cualquier desvío de datos para solucionarlo, en la parte oficial donde se supone deberían dar ejemplo estos trágicos datos no consiguen encender el interés de nadie y menos encontrar soluciones eficientes.
Sin embargo, permanecemos distraídos con noticias constantes que son una auténtica chorrada y que nada tienen que ver con los problemas reales de nuestra sociedad.
Desde luego en las empresas, al menos en las pymes, si nos distraemos con tonterías o nos desviamos del camino vamos directos al cierre y por eso somos más responsables porque nos va en ello nuestra propia supervivencia.
Tenemos grandes retos actuales como luchar por mantener stocks suficientes para dar un buen servicio a nuestros clientes en un momento de suministros imprevisibles y sobre todo irregulares y debemos vigilar los considerables aumentos de costes del transporte marítimo que ya son imposibles de asumir vía márgenes y donde nos hemos vuelto a dar cuenta del tremendo error que supone dejar a China como monopolio de la fabricación.
Tampoco podremos asumir nuevos costes del estado sin repercutirlos al precio final de los productos lo que tampoco incentiva el consumo.
Y falta mejorar la ley para que los mundos On-Line y Off-Line puedan partir de la misma raya y salir a correr de forma justa la carrera de la competitividad.
En fin, que hay muchas variables que controlar a diario ahora mismo como para estar pendientes de cosas generadas para desviar lo importante y para ocultarlo.
Como siempre las empresas innovaremos, retocaremos, nos reinventaremos y saldremos adelante con mucho esfuerzo, poniendo el talento para generar creatividad y mejoras internas y externas y dando otra lección de eficiencia a la administración mastodóntica y burocrática que tenemos que lanza más humo que ideas productivas para todos.
Las pymes españolas acabaremos siendo las heroínas de esta sociedad aletargada.
Algo de suerte y mucha reflexión con decisiones acertadas para todos.

-Tan solo hay 3 clases de personas: Las que hacen que las cosas pasen, las que miran lo que pasa y las que preguntan que fue lo que pasó.
-Si no te haces las preguntas adecuadas nunca descubrirás nada interesante.
-Todas las organizaciones desarrollan a las personas, o las formas o las deformas.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

post

La conexión post-Covid exitosa

Pasar por una situación tan extrema como la caída tan radical de la economía debe ser sin duda una digna oportunidad de análisis que nos sirva a todos como aprendizaje.
La forma en que las personas y por lo tanto las empresas hemos reaccionado deja muchas lecciones que conviene tener en cuenta para seguir nuestro proceso de adaptación a este entorno tan turbulento y lleno se sobresaltos continuos.
Continue reading

post

Las principales razones de fracaso empresarial

Un joven emprendedor que parece tener una actitud de esas que le auguran un brillante futuro al pedirme asesoramiento para un nuevo proyecto que tiene en mente me planteó si tras los 42 años con mi empresa le podría decir cuales eran las razones por las que había visto yo fracasar a las empresas, pues aquí va el listado:
1. No diseñar un modelo de negocio diferencial: Si vas a ser uno más en el mercado ya sabes que la ley del marketing dice que serás uno menos.

Continue reading

post

La habilidad de anticiparse para liderar el mercado

Si hay algo importante ahora para poder competir, sobrevivir y alcanzar posiciones de liderazgo para una pyme es la capacidad de anticiparse y para eso hay que ver con claridad todos los factores externos que nos puedan afectar a corto y medio plazo y tomar decisiones que nos permitan posicionarnos en el mercado en los lugares más privilegiados y poder tener mejores vistas sobre lo que sucede y sucederá en la sociedad.
Si caemos en la trampa de la parálisis por exceso de análisis y reaccionamos tarde ya habremos perdido posiciones en nuestro sector y si vamos tomando decisiones estratégicas demasiado deprisa sin analizar los factores clave también cometeremos graves errores así que como siempre en el equilibrio está la virtud.
Continue reading

post

La aplicación de la N.T.F. en nuestro negocio

Corren tiempos convulsos y de cambios bruscos en los mercados donde todo caduca muy rápido y eso hace que no podamos dar nada por definitivo, sino que tengamos que tener una visión holística, más global de nuestro negocio y sobre todo de nuestro mercado, de la economía y de los hábitos del consumidor.
Por eso una buena fórmula a recordar es No Te Fies (NTF) y vigila todo lo que puedas por todos los ángulos posibles.
La visión corta ahora es la muerte súbita así que hay que poner la larga para ver más allá de nuestra tienda, más allá de nuestro negocio y de nuestro propio mercado.
Continue reading

post

La adaptabilidad como factor de éxito en la pyme

Son muchos los frentes a los que debemos adaptarnos las empresas y más en estos momentos de tantas turbulencias en los mercados, nos tenemos que adaptar a los empleados que van cambiando según la generación a la que pertenecen y los cambios sociales, nos tenemos que adaptar a los clientes que van cambiando sus formas de consumir, nos tenemos que adaptar a los grandes retos de la sociedad ya que ninguna empresa puede vivir de espaldas a la misma o los clientes la castigarán, por eso es tan importante ahora colaborar con la educación (sobre todo la formación profesional) , con la sostenibilidad y un medio ambiente más sano, con una mayor calidad de vida con empleos atrayentes, etc.
Continue reading