post

La era de la desatención y sus negativas consecuencias

En numerosos foros y eventos a los que asisto y muchos artículos que leo con todo detalle hasta la última coma, observo últimamente como algunos expertos se quejan de las graves consecuencias que supone vivir permanentemente en la era de la desatención.
Leemos el titular y juzgamos sin sentido cualquier cosa provocando además de una gran injusticia un desconocimiento que solo nos aportará confusión.
Continue reading

post

La importancia actual del equilibrio en la empresa:

No cabe duda de que en momentos como los actuales de tanta volatilidad e incertidumbre y con sobresaltos casi a diario en el entorno no es lo mismo una empresa equilibrada que una empresa con cierta dosis de desestabilización.
Si en momentos más estables el equilibrio siempre fue importante ahora en momentos de caos y de cambios que nos afectan casi a diario adquiere muchísima más importancia.
Continue reading

post

Solo hay proyectos sólidos con valores aplicados:

Al igual que no se puede crear una empresa sin una Finalidad o razón de ser que de sentido al proyecto, una visión, misión, objetivos y estrategias, tampoco se puede aspirar a nada sólido sin una cultura de empresa que incluya aparte de todo lo mencionado un sistema de valores que sirvan de guía y referencia en la acertada toma de decisiones.
Tanto da si lo que queremos es captar a los mejores clientes, a los mejores proveedores o a los empleados de mayor talento, sin valores no funcionará.
Continue reading

post

Planificación estratégica para surfear grandes olas

La estrategia central y sus consiguientes capas para controlar su eficiente ejecución en unos momentos de gran incertidumbre resulta como un jeroglífico muy embarullado o sea nada fácil y que requiere de una gran vigilancia permanente y eso resulta agotador.
La estrategia de una empresa tiene como objetivo prioritario la mejora en la satisfacción de los clientes (sin clientes no hay empresa) y su fidelización, así como resultar una empresa atractiva que pueda atraer a nuevos clientes de su mercado o de otros nuevos.
Muchas pymes se enredan en grandes definiciones filosóficas y se olvidan de la auténtica razón de ser de una buena estrategia y su ejecución y solo si es acertada para nuestros clientes estará centrada y producirá resultados positivos ya que sin estrategia no podemos conseguir objetivos valiosos.
Por lo tanto, es especialmente importante tener esto claro en momentos como los actuales donde el mundo y los mercados cambian a gran velocidad y en dirección desconocida algunas veces y eso nos podría dejar un fuera de juego.
Solo una vez que nos aseguremos de que realmente nuestra dirección estratégica favorece a nuestros clientes presentes y futuros, podremos conectar los tres niveles necesarios para una buena ejecución como son el estratégico, el táctico y el operativo.
Antes de eso por supuesto ya tendremos bien definidas la razón de ser, propósito o finalidad de nuestra empresa (el para qué debemos seguir existiendo en el mercado) así como la visión, misión y los valores que compondrán nuestro auténtico ADN.
Así que primero saber hacia donde queremos ir para marcar objetivos ambiciosos pero realistas, luego establecer la carretera que necesitaremos para llegar a nuestras metas (que se irán ampliando) que será la estrategia que nos llevará allí y luego vigilar que los tres niveles estratégicos sean coherentes y se estén aplicando con rigor.
Precisamente cuando más confusos estemos, cuando más complejidad externa nos encontremos, más necesaria será la estrategia para poder darle sentido a nuestro trabajo, a nuestro esfuerzo y a nuestras prioridades.
Saber donde debemos poner la máxima atención, nuestro foco, es lo que nos va a guiar para no cometer distracciones que nos lleven a errores que luego lamentaremos.
También cuando hay momentos complejos lo son para todos así que es el momento ideal para ayudar a facilitar las cosas a nuestros proveedores y clientes que seguro nos lo agradecerán y valorarán mejorando considerablemente las relaciones.
Pero donde más debemos aportar claridad y luz es a nuestros equipos ya que de lo contrario lo demás no se podrá conseguir, así que es más importante que nunca aplicar un Liderazgo Empático que ayude a mejorar el ambiente interno y anime a cumplir con todos los actores externos con los que debemos actuar para conseguir nuestros objetivos.
Ninguna estrategia por muy buena que sea se podrá llevar a cabo si antes no hemos formado y convencido a nuestro equipo para que todos juntos sepamos porque hacemos lo que hacemos y porque eso nos llevará a satisfacciones y beneficios conjuntos.
No hay mejor equipo que aquel que sabe porqué y a donde va y quiere ir por sí mismo a ese lugar.
La parte puramente estratégica será la que nos ayude a tener un horizonte de tiempo suficiente como medio o largo plazo, la parte táctica será la que vayamos adaptando con cierta flexibilidad en el día a día y la parte operativa la que llega a toda la empresa y se conecta con las otras dos aplicando lo necesario para facilitar su ejecución.
Si están las tres partes bien diseñadas cada una de las fases requiere una atención determinada y una vigilancia adaptada al momento ya que son diferentes períodos los que debemos permanecer atentos para que al final funcione con armonía y sincronización como si de una orquesta se tratara.
Nunca tuvo tanto valor como ahora acertar en la estrategia de nuestra empresa y en su ejecución para compensar algo la enorme incertidumbre actual de los mercados.
Y que nadie piense que esto es solo para las grandes empresas porque entonces ya le quedará poco tiempo en el mercado.
Cuidemos todo lo relacionado con lo estratégico y nos irá mucho mejor.

-Planificar es traer el futuro al presente para poder hacer algo al respecto.
-El que persigue varias liebres no caza ninguna.
-El futuro ya no es estable, se ha convertido en un blanco móvil.
-Cuando debemos elegir y no lo hacemos, ya lo estamos haciendo.
-La táctica es como andar, la estrategia es como volar.

José Carrasco
Dirección General
FERSAY ELECTRONICA, S.L.

post

Gestionar, liderar o ser adivino?

Dirigir una empresa en momentos de constantes distorsiones como ahora y con bastantes dificultades para predecir el corto y medio plazo (del largo ya ni hablamos) se convierte sin duda en un reto que requiere ser de una “raza especial” con un altísimo grado de resiliencia y con un estado de alerta continua agotadora.
Continue reading

post

Las principales razones de fracaso empresarial

Un joven emprendedor que parece tener una actitud de esas que le auguran un brillante futuro al pedirme asesoramiento para un nuevo proyecto que tiene en mente me planteó si tras los 42 años con mi empresa le podría decir cuales eran las razones por las que había visto yo fracasar a las empresas, pues aquí va el listado:
1. No diseñar un modelo de negocio diferencial: Si vas a ser uno más en el mercado ya sabes que la ley del marketing dice que serás uno menos.

Continue reading

post

La aplicación de la N.T.F. en nuestro negocio

Corren tiempos convulsos y de cambios bruscos en los mercados donde todo caduca muy rápido y eso hace que no podamos dar nada por definitivo, sino que tengamos que tener una visión holística, más global de nuestro negocio y sobre todo de nuestro mercado, de la economía y de los hábitos del consumidor.
Por eso una buena fórmula a recordar es No Te Fies (NTF) y vigila todo lo que puedas por todos los ángulos posibles.
La visión corta ahora es la muerte súbita así que hay que poner la larga para ver más allá de nuestra tienda, más allá de nuestro negocio y de nuestro propio mercado.
Continue reading

post

La adaptabilidad como factor de éxito en la pyme

Son muchos los frentes a los que debemos adaptarnos las empresas y más en estos momentos de tantas turbulencias en los mercados, nos tenemos que adaptar a los empleados que van cambiando según la generación a la que pertenecen y los cambios sociales, nos tenemos que adaptar a los clientes que van cambiando sus formas de consumir, nos tenemos que adaptar a los grandes retos de la sociedad ya que ninguna empresa puede vivir de espaldas a la misma o los clientes la castigarán, por eso es tan importante ahora colaborar con la educación (sobre todo la formación profesional) , con la sostenibilidad y un medio ambiente más sano, con una mayor calidad de vida con empleos atrayentes, etc.
Continue reading

La cara factura de la desconexión por saturación

Es una realidad incuestionable que por cansancio ante tanta turbulencia en los mercados y tantos movimientos en el tablero de ajedrez de la economía hemos llegado a la saturación de noticias y cambios continuos y algunos han decidido la desconexión parcial o total pero no han valorado las graves consecuencias que esto les va a suponer.
La factura puede ser muy cara, ya que desconectar, aunque sea por saturación, supone renunciar a gestionar adecuadamente el negocio y esto es apostar al desastre.
Es cierto que en estos momentos es muy difícil y agotador estar en Alerta Total todo el tiempo, pero lo contrario es mucho peor, pues supone la negativa al análisis que cualquier movimiento puede suponer en el mercado y puede dejar a nuestra estrategia obsoleta o simplemente en dirección contraria a la adecuada.
Continue reading

post

¿Y si cambiamos la comunicación para mejorar nuestra actitud?

Estamos en un proceso general del lenguaje que nos condena a programarnos negativamente ya que se graba en nuestro subconsciente y va minando nuestra moral.
En estos tristes momentos para la sociedad española, las palabras negativas, aunque parezcan inofensivas son tremendamente tóxicas y debemos hacer un esfuerzo por cambiar esto en nuestros negocios ya que tiene un gran impacto en el comportamiento del día a día y podría darnos muy mala imagen ante los clientes.
Debemos cambiar nuestro lenguaje y buscar compensar tanta negatividad general para hacer la vida más fácil y más soportable a nuestro equipo, a nuestros clientes, etc.
Continue reading