post

¿Qué es lo más escaso y valioso en este 2020 en las pymes?

Seguramente que la mayoría de nosotros ante el inicio del año y con una situación de mercado instalado en un permanente juego de low-cost a ver quién es el más barato y expectativas económicas a la baja y rompiendo todos los límites del mundo VICA, jugando al límite con la Volatilidad, la máxima Incertidumbre, lo Cambiante al minuto y la Ambigüedad constante, estemos pensando que debemos hacer para darle un chute a nuestro equipo de profesionales ante este reto que se nos plantea de acumulación de noticias e información económica tan contradictoria y confusa.
Si tuviésemos la magia de poder recetarle a cada profesional una vitamina o vacuna para ayudarle y facilitarle su misión de poder cumplir los nuevos objetivos de 2020 en este mar tan revuelto, ¿sabríamos que contenido debería tener?
INYECTAR ENTUSIASMO GARANTIZA ENERGIA:
Es obvio que ahora mismo la dosis de entusiasmo para reducir el ruido y la infoxicación que recibimos por la desorientación y desmoralización de algunas pymes debería ser muy alta pero así mismo seguro que sería muy recomendable y sana.
Así que tras muchos años de formación en Dirección de Pymes, Estrategias, Marketing y Ventas, Dirección de Equipos y Talento Humano y otras muchas disciplinas resulta que nos tenemos que convertir en creadores de entusiasmo colectivo para poder superar este momento psicológico con tanta carga de cambios radicales y muchos de ellos externos y que nos vendrán impuestos sin tener nosotros ninguna posibilidad de elegirlos ni de opinarlos, o sea factores externos en los que nada podremos hacer salvo adaptarnos.
Así que los que tenemos responsabilidades sobre otras personas ahora tenemos que ser magos y darle a la creatividad para ver como podemos ilusionar y/o entusiasmar a nuestra gente para que a su vez traslade ese entusiasmo a los alicaídos y desmoralizados clientes ya que es la única manera de que el clima sea soportable y llevadero.
Resaltar ahora todo lo que sabemos hacer con excelencia en nuestra empresa es de obligado cumplimiento y buscar alternativas de futuro donde se vea que nuestro modelo de negocio encaja con lo que va a querer el mercado que no es lo que quiere hoy.
Esto ahora se convierte en una prioridad en nuestra agenda para todos los que colaboramos con personas y así eliminar la basura emocional que flota en el ambiente.
Así que sin duda este es otro cambio en nuestra labor que por otra parte también nos debemos aplicar a nosotros mismos antes de intentar trasladárselo a los demás profesionales con los que interactuamos y cooperamos para hacer posible que nuestro barco flote en este océano bravo, con olas muy altas y peligrosas, pero con las que ya hemos lidiado otras veces si nuestra empresa tiene ya cierta trayectoria.
No podemos ser una isla escondida y aislada en este mundo cada vez más global y por eso mismo nuestra misión consiste en minimizar y reducir la toxicidad externa y la negatividad instalada en una parte importante de la sociedad y buscar y valorar lo positivo que tengamos constantemente con una comunicación fluida y potente.
Quizás tengamos que celebrar cada avance por pequeño que sea más que nunca y reconocer mucho a nuestra gente lo que hace bien y que valore nuestros medios actuales, nuestro posicionamiento en el mercado y también resaltar más las oportunidades y nuestros puntos fuertes que las debilidades a mejorar.
Cada cambio en el mercado trae amenazas para unos y oportunidades para otros y hay que estar en el día a día muy pendientes, informados y atentos para actuar con la máxima rapidez y contundencia. Y no solo vale ahora con analizar los cambios de nuestro propio mercado sino la economía y riesgos geopolíticos generales que nos puedan salpicar.
Todos los que tengan influencia en otras personas tienen la obligación de comportarse como un nuevo departamento que se llame generador de entusiasmo y energía.
Sin energía ni motivación no hay acción y todo se deteriora, nuestro nuevo combustible no depende del petróleo sino de nuestra Inteligencia Emocional y Energética.

Por eso hay que desear ahora a los que se dejen arrastrar por la corriente general negativa mucha suerte porque la van a necesitar y muchos éxitos seguros a los que practiquen la generación de entusiasmo en su entorno más cercano a través de una actitud positiva, amable y sobre todo contagiosa. Algunas frases para nuestra reflexión:
-No busques cuentos con final feliz, sino ser feliz sin tanto cuento.
-Elegir a quien tener cerca es importante, pero elegir a quien tener lejos es vital.
-Quien en la actitud se esmera obtendrá resultados de primera.
-Es mejor agitarse en la duda que descansar en el error.
-La falta de valores y la falta de energía se influyen mutuamente.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

post

Tenemos la identidad clara en la omnicalidad

A lo largo de los años en el mundo del Marketing tradicional siempre tuvimos problemas para que los directores generales y/o los directores de marketing o ventas supiesen diferenciar la identidad de la imagen de su empresa.
Siempre se suele confundir incluso entre estudiantes del mundo empresarial y del marketing ambas cuestiones y nada tienen que ver.
La imagen es lo que dicen de ti los demás cuando tú no estás delante y como te valoran como marca y tu eso no lo puedes saber entre otras cosas porque si entran 5 clientes a una tienda tendrán 5 imágenes sobre tu empresa diferentes.
Sin embargo la identidad es algo único, al igual que todos tenemos una sola y única huella dactilar, las empresas también tienen una única identidad.
Nos han enseñado que es imposible construir una marca si antes no tenemos una identidad diferencial y que en el mundo digital lo opuesto al amor no es el odio sino la irrelevancia que suele ser mortal.
La identidad empresarial se compone de dos partes claramente diferentes:
a) La Funcional es EL QUE, que se compone de recursos materiales y humanos, organización, APtitudes y esta parte es fácil de copiar por otros.
b) La Emocional es EL COMO, que es la forma de hacer las cosas, el estilo propio, auténtico y autóctono, la cultura de la empresa, la visión, la misión, los valores, comportamientos y Actitudes y esto no se puede copiar por otros.
El principal problema para construir una identidad diferencial es la indefinición de la parte emocional, pero es donde merece la pena acertar. Por eso la identidad es algo que tiene que respirarse en toda la organización.
Toda empresa tiene una identidad que es la conciencia que tiene de ser diferente a las demás.
La empresa proyecta su identidad y expresión en la marca, mientras que el consumidor asocia a la marca su percepción e imagen de la empresa.
Así que la imagen es la que tienen los clientes cuando interactúan con nosotros o sea la experiencia de compra que tienen. Por lo tanto las empresas no podemos tener una imagen (la tienen los demás sobre nosotros) pero sí tenemos una identidad que nos ayuda a ser la impulsora de las decisiones y acciones y nos lleva al orgullo de pertenencia por saber quiénes somos y que queremos con claridad.
Y ahora además debemos tener en cuenta que nuestra sagrada identidad no puede generar ningún tipo de confusión o duda al practicar la necesaria omnicanalidad para estar también en el mundo digital.
No es fácil hoy día para las empresas preservar la Identidad que siempre fue la guía para dar sentido a nuestro proyecto de negocio ya que a la mínima incongruencia podemos tener una identidad borrosa y entonces habremos perdido la luz que nos iluminaba el camino y lo que más nos ayudaba a construir marca.
También es fácil cargarse la buena imagen ya que si los clientes ven cualquier diferencia entre canales o formas de comprar (como lo ven ellos) desconfiarán de nosotros y nuestra imagen se deteriorará.
Digamos que en estos momentos tan delicados hay que tener mucho cuidado de no perjudicar ni a nuestra identidad propia, lo que nos haría perder fuerza a nivel interno, ni a nuestra imagen que nos deterioraría nuestra fuerza como marca.
Una identidad borrosa llevará forzosamente a una imagen de marca irrelevante en el mercado, por eso este tema es tan importante.
Para pasar del marketing tradicional al marketing global (tradicional+digital) de la omnicanalidad hay que revisar que todo lo que perciba el cliente sea coherente.
Ya hemos podido ver ejemplos de batacazos a un lado (empresa off-line) y al otro (empresa on-line) y sobre todo al intentar unir las dos partes.
Me despido deseando mucha suerte porque la van a necesitar a aquellas empresas que hacen políticas confusas y separadas en el marketing y muchos éxitos seguros para aquellas que están fusionando las dos partes de la transformación digital con la mayor coherencia entre sus clientes, proyectando una imagen clara y manteniendo su identidad diferencial al mismo tiempo sin fisuras.
Algunas frases para nuestra reflexión:
-El cliente es el epicentro del terremoto comercial, no hay que confundirle.
-Tu como ser humano eres único (identidad) , tu empresa también debe serlo.
-La marca ya no es un identificativo solo, sino un otorgador de identidad.
-Sin marca no te desmarcas.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA,S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com