post

La cara factura de la desconexión por saturación

Es una realidad incuestionable que por cansancio ante tanta turbulencia en los mercados y tantos movimientos en el tablero de ajedrez de la economía hemos llegado a la saturación de noticias y cambios continuos y algunos han decidido la desconexión parcial o total pero no han valorado las graves consecuencias que esto les va a suponer.
La factura puede ser muy cara, ya que desconectar, aunque sea por saturación, supone renunciar a gestionar adecuadamente el negocio y esto es apostar al desastre.
Es cierto que en estos momentos es muy difícil y agotador estar en Alerta Total todo el tiempo, pero lo contrario es mucho peor, pues supone la negativa al análisis que cualquier movimiento puede suponer en el mercado y puede dejar a nuestra estrategia obsoleta o simplemente en dirección contraria a la adecuada.
Es preocupante observar la tranquilidad con la que algunos responsables se toman su obligación de estar al día de todo lo externo que pueda influir en su mercado y por lo tanto en su empresa o comercio y su dejación de responsabilidades en esta importante función.
Ni esta etapa del COVID ha conseguido disminuir el ritmo de los acontecimientos en los mercados ni parece que este mundo loco llamado VICA O VUCA (según queramos usar más anglicismos o menos) vaya a volverse más lento, sino todo lo contrario, hay movimientos importantes que afectarán al futuro de todas las pymes y comercios.
Aquí lo difícil es saber detectar a tiempo en cada noticia, cada cambio, cada nueva acción comercial en primer lugar si nos va a afectar o no. Lo más cómodo y por desgracia lo más frecuente es que la mayoría de los movimientos no se detecten como influyentes en nuestra empresa, pero sí lo son y aquí se siembra nuestro futuro problema.
La falta de análisis que también requiere cierta dosis de reflexión y serenidad (ambas casi desaparecidas por desgracia) hace que no nos demos ni cuenta de algo que va a ser determinante a medio plazo para nuestra propia supervivencia o crecimiento.
Y la falta de conocimiento de lo que sucede a nivel global ya sabemos por experiencia que acaba convirtiéndose en un dolor de cabeza pasado un tiempo, casi todo influye más de lo que creemos y eso nos ocasionará numerosos problemas en cascada.
Aparte de la obligación de estar adecuadamente formado y actualizado lo que significa una formación permanente de por vida (el título o los títulos que tengamos son una buena base, pero totalmente insuficientes en estos momentos) también hay que estar alertas a todo tipo de noticias generales o sectoriales y sobre todo aquellas que tengan que ver con tendencias nuevas o pequeños cambios o quizás no tan pequeños, aunque así nos parezcan en un primer momento.
Hay que hacer por lo tanto un llamamiento general a los responsables de las empresas en la máxima precaución en estos momentos al análisis riguroso de cada acción o noticia y sobre todo no descartar nada a la ligera a pesar del ritmo tan alto que lleva esto ahora.
Es agotador, es un factor de estrés y sobre todo es muy exigente estar en alerta constante pero más triste y más duro será tener que reducir plantilla o hacer más pequeño nuestro negocio o incluso tener que cerrarlo por habernos descuidado un momento.
Es muy importante que nada nos distraiga ahora de nuestras principales prioridades entre las que deben figurar el análisis diario de todo lo que se mueva o mañana lamentaremos no haber detectado a tiempo un nuevo competidor o un cambio de tendencia o una nueva estrategia de alguien que haga tambalearse nuestra empresa.
Si queremos superar este 2021 tras el año anterior tan trágico es imprescindible que nos mentalicemos de la importancia de estar al día absolutamente de todo lo que tenga que ver con la economía, el consumo, el comportamiento de la sociedad, los posibles cambios legislativos y medio ambientales y todo movimiento o acción en nuestro mercado y no nos limitemos a lo local sino a nivel internacional, pues muchos cambios se producen antes en otros mercados que por más lejanos que parezcan son la avanzadilla de lo que luego nos llegará de golpe y sin posibilidad de reaccionar.
Solo aquellos que vigilen y analicen todo en este momento, podrán tener tiempo de reaccionar ante la vorágine de movimientos que se van a producir en los mercados y los cambios de timón que eso puede suponer a los capitanes de cada barco.
Además, es lo mínimo que esperan de nosotros nuestros equipos humanos, que les iluminemos un camino bastante oscuro en estos momentos, que solo les producen dudas y mucha incertidumbre y esto les desmotiva en el día a día, démosles algo de seguridad y eso se transformará en acciones positivas y rentables para todos.

-El destino reparte las cartas, pero eres tú quién juega la partida.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

post

Las 4 claves de cualquier negocio para 2021

Sin duda hay muchos factores en estos momentos tan turbulentos económicamente que influirán de forma decisiva en la viabilidad o no de muchísimos negocios en España, pero hay cuatro que seguro nos vamos a encontrar bien por obligación o bien porque ya los veamos venir y estos 4 factores clave son:

1. ALERTA MAXIMA CONTINUA.
2. APRENDIZAJES DIVERSOS.
3. INNOVACION.
4. ADAPTABILIDAD.

Veamos porqué cada uno de estos factores resultará decisivo a la hora de gestionar bien nuestras empresas indistintamente del tamaño y sector al que pertenezcan:

1. Alerta Máxima Continua: Ahora hay que estar revisando cada noticia general o sectorial, cada artículo nuevo, cada nuevo libro o webinar, cada nueva opinión, porque de lo contrario nos vamos a quedar atrás a gran velocidad y solo podremos estar al día y en primera línea si estamos suficientemente documentados y si dedicamos el tiempo necesario a entender las nuevas realidades, detectar cualquier pequeño cambio que se produzca en el mercado, comprender como nos afecta o afectará lo que otros hacen y que podemos hacer para estar preparados. Es tiempo de escuchar pero para comprender, reflexionar y tomar decisiones.

2. Aprendizajes Diversos: De cada nueva situación, de cada nueva acción o movimientos tanto globales como sectoriales en el mercado, de cada decisión que tomen otros actores en el mercado, de cada cambio que provoquen otros hay que sacar algún aprendizaje que deberemos traducir (en el sentido de simplificar) para que nuestro equipo humano lo entienda, lo asuma y respondamos a ello.
Cuanto más difíciles son los tiempos más podremos aprender si tenemos la mente abierta y estamos dispuestos a reconocer que no sabemos lo suficiente como para quedarnos en la zona conocida o de confort.

3. Innovación: No nos va a quedar otra que tratar de innovar, por eso el punto anterior, es el aprendizaje y el anterior la alerta máxima y en esto tenemos que practicar tanto la innovación incremental o pequeñas mejoras continuas que son más fáciles de llevar a cabo, pero no por ello menos importantes (sobre todo si suponen mejoras para nuestros clientes) y también si nos es posible y la más deseable la Innovación Disruptiva o Radical, mucho más difícil de idear y poner en marcha, pero que sin duda supone cambios en nuestro modelo de negocio y la propuesta de valor y por eso consigue saltos enormes que nos van a dar ventajas competitivas que nos posicionarán mucho mejor en el mercado.
Pero innovar solo es posible si tenemos al equipo bien formado y preparado y eso solo se consigue con un plan de formación continua que aparte de suponernos una actualización a nosotros mismos nos permite tirar del resto del equipo y conseguir que el mismo sea consciente de las prioridades a desarrollar para tener un negocio al día y que genere más valor para el cliente que otros actores del mercado.

4. Adaptabilidad: Y por último y no menos importante, no solo se trata de intentar ir nosotros por delante o al menos no quedarnos rezagados, sino que siempre habrá que contar con el factor sorpresa o cambios inesperados y es ahí donde entra la capacidad de adaptarnos nosotros al mercado, pues al revés es imposible, ningún mercado se va a adaptar a ninguna empresa. Para poder ser una empresa adaptable hay que cumplir antes los 3 factores anteriores, es decir solo si estamos en máxima alerta, solo si tenemos capacidad de aprendizaje, solo si somos capaces de practicar las distintas modalidades de innovación estaremos en condiciones de adaptarnos a cada nueva situación y también debemos ser capaces de intuir las nuevas realidades sin agarrarnos al pasado y a lo conocido y reconociendo los tiempos convulsos que vivimos.

Seguro que si tenemos en cuenta estos factores nada nos sorprenderá y podremos hacer más sólida nuestra empresa para beneficio de todos.
Suerte porque la van a necesitar en grandes dosis a los que no tengan en cuenta estos factores para 2021 y sigan trabajando el día a día sin más, y seguro que muchos éxitos a los que sí los tengan en cuenta.

-El mundo se mueve tan rápido ahora que los que dicen que no se puede, se encuentran con gente que ya lo está haciendo.

FELIZ NAVIDAD Y FELIZ 2021.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

post

Sin confianza no habrá sustancia en las empresas

La coyuntura actual ha querido que cuando más falta hace la confianza más difícil sea para todos percibirla y sin la misma no se puede reactivar el mercado.
La confianza es el pegamento que hace posible que todos consumamos con absoluta normalidad y así las empresas vendan a medio plazo lo suficiente para poder subsistir, invertir y mejorar para ser más competitivas.
Hay que inyectar confianza en todos los niveles, interno y externo y debe ser ahora la máxima prioridad en la agenda tan compleja de cualquier negocio.
Pero ojo porque de nada servirá generar y transmitir confianza a nivel individual, esto es algo global y general o no funcionará, ahora o lo practicamos todos o no se generará la atmósfera adecuada para que la gente siga consumiendo e invirtiendo lo necesario para que la economía funcione en cadena con cierta alegría.
Y ¿generar confianza para qué?:
1. Pues para poder gestionar en un entorno de máxima incertidumbre y volatilidad que exige una vigilancia permanente pues cualquier pequeño detalle puede inclinar la balanza hacia el lado positivo o negativo con suma facilidad y eso requiere del esfuerzo de todos en la empresa.
2.Para poder gestionar con la máxima eficiencia haciendo una pequeña pausa estratégica y poder apuntar bien en la dirección correcta revisando y actualizando nuestra estrategia y siendo conscientes de que esta debe ser flexible ya que no se puede gestionar con posiciones fijas en un entorno inestable y delicado.
3.Para poder gestionar con la máxima productividad y eso requiere un equipo de personas unido, una constante formación para estar a la última y una gran capacidad de aprendizaje y de humildad para solventar los errores aprendiendo de los mismos y encontrar así las mejores soluciones.
4.Para gestionar aplicando el máximo liderazgo transmitiendo emociones positivas desde una visión clara, potente y motivadora que el líder debe recordar consiguiendo la ilusión de los suyos. Para esto hay que usar el lenguaje adecuado en estos momentos tan sensibles donde las emociones cambian a cada momento y están a flor de piel. Por ejemplo más que nunca nuestra empresa, nuestro negocio, nuestro comercio, o nuestra organización deben pasar todos a ser nuestra compañía, porque compañía viene de acompañar y ahora más que nunca nos necesitamos todos para sacar esto adelante así que defendemos nuestra compañía.
Generar confianza requiere un gran esfuerzo y desgaste, pero es la única alternativa para cambiar la percepción general de nuestro sector, de nuestro municipio y contribuir a la mejora global de la economía.
Hay que generar confianza primero a nivel interno hacia nuestra propia gente y solo cuando tengamos el clima adecuado estaremos preparados para generar confianza en nuestros clientes, proveedores y sociedad en general.
Dentro de nuestra compañía hay que encontrar aspectos positivos que nos den algo de luz, de esperanza y que nos permitan sacar lo mejor de nosotros mismos, vía innovaciones, mejoras y eficiencia aumentando algo de valor para nuestros clientes y ayudarles así a que mejoren también ellos.
Y más que nunca hace falta mucha comprensión, paciencia y reconocimiento, por eso la palabra reconocer se escribe igual al derecho que al revés, porque es demasiado importante.
Tenemos que conseguir grabarnos lo que significa para nosotros la palabra CONFIANZA y recordarla constantemente:
Cooperación……………..general.
Organización…………….clara.
Nosotros………………….siempre antes que yo.
Fiabilidad…………………como marca.
Innovación……………… .por creatividad y aprendizaje.
Amabilidad………………..interna y externa.
Nuestra compañía……….orgullo de pertenencia al equipo.
Zambullidos a fondo…….implicados y comprometidos todos.
Atrevidos…………………. para generar nuevo valor.
Esperemos ser todos capaces de generar la confianza necesaria para que la mayoría de las compañías salgan adelante en este año crítico.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

post

Sin calidad en el timón, barco hundido

Es cierto que la gestión de pymes en estos momentos no está nada fácil y que algunos factores externos están presionando muchísimo y castigando los márgenes de los negocios, como la bajada del consumo actual (salvo ocio y viajes) así como la sensación de caminar peligrosamente hacia una sociedad española low-cost y otros factores nacionales e internacionales dibujan un panorama de gran incertidumbre, pero quizás poco a nada podamos hacer por los factores externos aunque estemos vigilantes.
Algunas injusticias como las cargas fiscales que pagamos desde el comercio o desde las pymes y lo poco y mucho menos que pagan en comparación algunas empresas digitales es motivo para seguir luchando, pero esto no quita que dejemos de responsabilizarnos de lo que sí podemos controlar que son todos esos factores internos.
Se confunden muchas cosas ahora, por ejemplo se habla de “Políticas de Precios” cuando se quiere decir que se están reventando los mismos y eso no es ninguna política de nada ni ninguna estrategia, reventar precios lo hace cualquiera, no requiere de conocimiento, sino de desesperación y de devaluar nuestro negocio y por lo tanto de devaluarnos a nosotros mismos como profesionales convirtiéndonos en unos mediocres.
Nada vamos a solucionar dejando sin rentabilidad nuestras empresas y al revés vamos a ir en contra de un excelente servicio a nuestros clientes, pues para esto necesitamos buenos profesionales y eso no puede ser barato.
Otro tema del que se habla con mucha ligereza es la “Experiencia del Cliente” pero la mayoría no hace nada por completarla o mejorarla sino que se sigue en la gestión del día a día como siempre sin facilitar más la interacción con nuestros clientes, que a veces parece que molestan en lugar de agradecer su presencia o sus consultas que reclaman puro asesoramiento, precisamente uno de los principales pilares de la experiencia de compra y una de las ventajas del comercio en comparación a los puros On-Line.
La Experiencia del cliente va de adaptación al máximo a sus nuevas demandas y no tiene porqué conllevar siempre grandes inversiones, sino más creatividad y más ventajas para él a través de una mayor eficiencia en nuestra cadena de valor.
Otro tema que se percibe ahora es la falta de Liderazgo de la Dirección para priorizar las verdaderas oportunidades de negocio a medio plazo en detrimento del cortísimo plazo, se impone el día a día y por un lado los empleados responsables de iniciar y llevar adelante los nuevos proyectos huyen de todo lo que suponga más trabajo (solo al arranque del nuevo proyecto) y sus jefes son incapaces de saber priorizar en sus estrategias los cambios y las novedades necesarias para mejorar esa experiencia del cliente y con ello sus resultados a medio plazo.
Otros hablan de “Transformación Digital” eliminando siempre la primera palabra y acaban haciendo algo que casi todo el mundo hace que es digitalizar la empresa pero así es imposible diferenciarse y acabamos teniendo un mercado donde los clientes ven que la mayoría de empresas ofrecen los mismos productos, los mismos servicios y las mismas atenciones y así es imposible ganar cuota de mercado.
Y no olvidemos que una dirección de empresa que no obliga y promueve una formación constante de sus plantillas es imposible que pueda mejorar la atención al cliente respecto a sus competidores, si queremos ser los mejores antes debemos preparar un buen nivel de formación interna. O nos ponemos radicales y vamos a por mejoras diferenciadas para nuestros clientes poniendo objetivos con fechas límites y responsables de llevar adelante los retos o vamos a seguir con la “Quejitis Aguditis” que tanto nos caracteriza.
Estamos en unos tiempos en los que las Direcciones de las Empresas que se dejen llevar por el ruido del día a día, con sus pequeños pero continuos problemas y debilidades y no se pongan a trabajar en la diferenciación a través de nuevos proyectos o retos que nunca hayan hecho antes, lo van a tener muy complicado.
Los comodones que quieren seguir con lo de siempre y ya conocido son ahora los mayores enemigos de sus propias empresas y ponen en peligro a sus plantillas por falta de firmeza ante la negación de nuevas oportunidades y nuevos retos.
Ni la suerte les librará de ser eliminados del mercado a estos, mientras que los dispuestos a implantar nuevas cosas y aumentar valor para sus clientes se harán con el mercado. La paradoja será que alguno del grupo de eliminados encima dirá que aquel valiente innovador que ha triunfado ha tenido suerte. Se puede ser más soberbio y cínico?
-Acérquese lo más posible a sus clientes. Tan cerca, de hecho, que pueda decirles lo que necesitan mucho antes de que ellos mismos se den cuenta.
-Ningún mar en calma hizo experto a un marinero.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA,S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com