post

La cara factura de la desconexión por saturación

Es una realidad incuestionable que por cansancio ante tanta turbulencia en los mercados y tantos movimientos en el tablero de ajedrez de la economía hemos llegado a la saturación de noticias y cambios continuos y algunos han decidido la desconexión parcial o total pero no han valorado las graves consecuencias que esto les va a suponer.
La factura puede ser muy cara, ya que desconectar, aunque sea por saturación, supone renunciar a gestionar adecuadamente el negocio y esto es apostar al desastre.
Es cierto que en estos momentos es muy difícil y agotador estar en Alerta Total todo el tiempo, pero lo contrario es mucho peor, pues supone la negativa al análisis que cualquier movimiento puede suponer en el mercado y puede dejar a nuestra estrategia obsoleta o simplemente en dirección contraria a la adecuada.
Es preocupante observar la tranquilidad con la que algunos responsables se toman su obligación de estar al día de todo lo externo que pueda influir en su mercado y por lo tanto en su empresa o comercio y su dejación de responsabilidades en esta importante función.
Ni esta etapa del COVID ha conseguido disminuir el ritmo de los acontecimientos en los mercados ni parece que este mundo loco llamado VICA O VUCA (según queramos usar más anglicismos o menos) vaya a volverse más lento, sino todo lo contrario, hay movimientos importantes que afectarán al futuro de todas las pymes y comercios.
Aquí lo difícil es saber detectar a tiempo en cada noticia, cada cambio, cada nueva acción comercial en primer lugar si nos va a afectar o no. Lo más cómodo y por desgracia lo más frecuente es que la mayoría de los movimientos no se detecten como influyentes en nuestra empresa, pero sí lo son y aquí se siembra nuestro futuro problema.
La falta de análisis que también requiere cierta dosis de reflexión y serenidad (ambas casi desaparecidas por desgracia) hace que no nos demos ni cuenta de algo que va a ser determinante a medio plazo para nuestra propia supervivencia o crecimiento.
Y la falta de conocimiento de lo que sucede a nivel global ya sabemos por experiencia que acaba convirtiéndose en un dolor de cabeza pasado un tiempo, casi todo influye más de lo que creemos y eso nos ocasionará numerosos problemas en cascada.
Aparte de la obligación de estar adecuadamente formado y actualizado lo que significa una formación permanente de por vida (el título o los títulos que tengamos son una buena base, pero totalmente insuficientes en estos momentos) también hay que estar alertas a todo tipo de noticias generales o sectoriales y sobre todo aquellas que tengan que ver con tendencias nuevas o pequeños cambios o quizás no tan pequeños, aunque así nos parezcan en un primer momento.
Hay que hacer por lo tanto un llamamiento general a los responsables de las empresas en la máxima precaución en estos momentos al análisis riguroso de cada acción o noticia y sobre todo no descartar nada a la ligera a pesar del ritmo tan alto que lleva esto ahora.
Es agotador, es un factor de estrés y sobre todo es muy exigente estar en alerta constante pero más triste y más duro será tener que reducir plantilla o hacer más pequeño nuestro negocio o incluso tener que cerrarlo por habernos descuidado un momento.
Es muy importante que nada nos distraiga ahora de nuestras principales prioridades entre las que deben figurar el análisis diario de todo lo que se mueva o mañana lamentaremos no haber detectado a tiempo un nuevo competidor o un cambio de tendencia o una nueva estrategia de alguien que haga tambalearse nuestra empresa.
Si queremos superar este 2021 tras el año anterior tan trágico es imprescindible que nos mentalicemos de la importancia de estar al día absolutamente de todo lo que tenga que ver con la economía, el consumo, el comportamiento de la sociedad, los posibles cambios legislativos y medio ambientales y todo movimiento o acción en nuestro mercado y no nos limitemos a lo local sino a nivel internacional, pues muchos cambios se producen antes en otros mercados que por más lejanos que parezcan son la avanzadilla de lo que luego nos llegará de golpe y sin posibilidad de reaccionar.
Solo aquellos que vigilen y analicen todo en este momento, podrán tener tiempo de reaccionar ante la vorágine de movimientos que se van a producir en los mercados y los cambios de timón que eso puede suponer a los capitanes de cada barco.
Además, es lo mínimo que esperan de nosotros nuestros equipos humanos, que les iluminemos un camino bastante oscuro en estos momentos, que solo les producen dudas y mucha incertidumbre y esto les desmotiva en el día a día, démosles algo de seguridad y eso se transformará en acciones positivas y rentables para todos.

-El destino reparte las cartas, pero eres tú quién juega la partida.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

post

¿Y si cambiamos la comunicación para mejorar nuestra actitud?

Estamos en un proceso general del lenguaje que nos condena a programarnos negativamente ya que se graba en nuestro subconsciente y va minando nuestra moral.
En estos tristes momentos para la sociedad española, las palabras negativas, aunque parezcan inofensivas son tremendamente tóxicas y debemos hacer un esfuerzo por cambiar esto en nuestros negocios ya que tiene un gran impacto en el comportamiento del día a día y podría darnos muy mala imagen ante los clientes.
Debemos cambiar nuestro lenguaje y buscar compensar tanta negatividad general para hacer la vida más fácil y más soportable a nuestro equipo, a nuestros clientes, etc.
De nada nos sirve ahora seguir la corriente establecida porque no es sana, no es rentable ni adecuada para nadie, es hora de ir contracorriente y subir río arriba.
Hay que provocar una atmósfera más ilusionante para no perder las energías y sobre todo para no perder el sentido original de nuestro negocio y así lo vivimos en su día cuando definimos el propósito o razón de ser de nuestra marca, con su visión, misión, valores y en definitiva con su cultura de empresa, eso sigue ahí y es muy valioso.
Si cambiamos nuestro lenguaje para dar ánimos y esperanza tenemos que usar otros términos, como por ejemplo vamos a ocuparnos en vez de preocuparnos, vamos a cambiar aquello que no nos funciona en lugar de seguir igual, vamos a analizar los datos para detectar nuevas tendencias y adaptarnos a ellas, vamos a pensar en como podemos mejorar los servicios a nuestros clientes, vamos a cambiar nuestros mensajes para captar clientes nuevos, vamos a fidelizar a los actuales ofreciéndoles innovaciones para ellos y que sean visibles para que las valoren, todo o casi todo depende de nosotros y por lo tanto si tenemos la voluntad suficiente nada podrá detenernos.
Hagamos un esfuerzo nosotros y todo nuestro equipo por cambiar la forma de comunicarnos, son momentos duros, pero son estos los momentos donde se ve quienes valen de verdad y quienes no, quienes quieren al menos pelear por lo suyo y quienes solo están ya testimonialmente presentes, pero con la olla en Camboya.
Ahora se necesita otra actitud antes de soltar nuestras emociones negativas atrapadas, pero hay que sacarlas fuera sin influir negativamente en nadie.
Todos estamos faltos de ánimo, faltos de buenas palabras que nos alivien, faltos de reconocimiento por el recorrido ya efectuado sobre todo si la empresa lleva tiempo en el mercado ya que esto suele olvidarse con demasiada facilidad y tiene su mérito.
Ya hemos atravesado otras montañas, hemos superado momentos muy críticos y esta vez no tiene porqué suponer nuestra rendición.
He observado incluso en empresas que van bien ahora mismo un lenguaje tanto interno como externo negativo, neutro, pero en ningún caso positivo y es una lástima aparte de una gran contradicción.
Solo mantenerse en el mercado ya tendría que ser motivo de satisfacción en estos momentos y si encima vamos recuperándonos bien pensemos en hacer cosas nuevas, en aprovechar para aumentar nuestra comunicación por ejemplo y así conseguir una mayor visibilidad ante los clientes, proveedores y demás grupos de interés.
Casi nadie sonríe, como si el llevar mascarilla nos prohibiese expresar nuestros sentimientos positivos hacia los demás, cuando es más necesario que nunca.
Vamos a tomar café y escuchamos que quizás sea el último que nos pueden poner, pero entonces hay que decirles que lo importante es que siga estando bueno el café y siga la amabilidad habitual, y sigan las medidas de precaución y en todo caso será el último por ahora ya que alguna vez tendrá que pasar esta desgracia.
Si perdemos el transmitirnos positividad entre nosotros entonces será un suplicio trabajar en un entorno triste, apagado, aburrido y la ruina emocional precederá a la económica.
Estamos sembrando ambientes insoportables, perdiendo el norte sin acordarnos de la visión que nos inspiró y solo por no cambiar la forma de comunicarnos.
Deseo mucha suerte a los del lenguaje negativo porque la van a necesitar y muchos éxitos seguros a los que pongan algo de alegría a su comunicación y al día a día.

-De la conducta de cada uno depende el destino de todos.
-Busca personas corchos que flotan y evita personas plomos que se hunden.
-La actitud es un amplificador de la excelencia.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www. josecarrascolopez.com

post

La trampa de lo provisional (permanente)

En un entorno tan Vólatil, Incierto, Cambiante y Ambiguo (VICA) y en un momento en que a todas horas estamos escuchando que todo es provisional y que nada es definitivo corremos el riesgo de perder el norte, de abandonar el verdadero propósito de nuestra compañía, de perder de vista la Visión con todo lo que eso puede perjudicarnos.
Es cierto que no podemos hacer previsiones con la precisión de momentos más estables, pero eso no quiere decir que no las hagamos y nos dejemos arrastrar por la corriente.
Ya se sabe que los únicos peces que van corriente abajo son los que están muertos.
Cuanta más incertidumbre hay es precisamente cuando más hay que trabajar una buena estrategia basada en análisis rigurosos del entorno y de nuestras fortalezas o debilidades, así como de nuestras oportunidades y amenazas, el famoso DAFO o FODA.
No vale usar como excusa el ambiente tan revuelto para dejar las responsabilidades de marcar la dirección a nuestro equipo que es lo mínimo que espera de su líder.
Que ahora tengamos que dar pasos más pequeños no significa ni mucho menos que no tengamos objetivos claros a medio plazo, podemos dar saltos pequeños, pero para acabar consiguiendo un avance importante.
Si vamos abandonándonos y solo gestionamos el día a día según nos venga y estamos todo el día escuchando ruido negativo, unas veces justificado y otras no, perderemos el rumbo y un barco que no sabe a donde va estará a la deriva o dando círculos en lugar de navegar correctamente hacia un objetivo claro y motivador.
Cualquiera sabe navegar en días de calma, pero el que de verdad sabe de navegación es aquel que sabe sortear las tormentas y las adversidades.
Provisional empieza por P como Parche y es que al final es eso, un simple parche, pero nunca una solución definitiva.
Que algunos objetivos empresariales tengan que retrasarse es lógico, que algunas prioridades las hayamos tenido que cambiar también, pero eso no quita para seguir unos nuevos planes (y flexibles) que nos vayan proporcionando los cimientos sobre los que construiremos nuestro futuro.
Si nuestra gente pierde la ilusión, si el equipo no tiene ya una referencia y solo les estamos gestionando en lo provisional acabarán tirando la toalla, por eso no podemos dejar de visualizar la meta a la que nos hemos propuesto llegar, quizás algo más tarde tras este año maldito y quizás dando unos rodeos no previstos pero nunca renunciando.
Estar permanentemente en lo provisional es una contradicción enorme y sin sentido.
Algunas cosas serán provisionales, pero nunca podrán quedarse ahí demasiado tiempo.
Tampoco renunciemos a nuestra historia, a nuestros valores, a lo que nos trajo hasta donde hoy estamos y a todo lo que nos hizo sentirnos orgullosos.
Las proyecciones tienen que seguir existiendo y siendo recordadas en nuestra empresa y por muy flexibles que tengan que ser deben ser el faro que nos ilumine, que nos aporte algo de claridad en medio de este tsunami actual.
La filosofía de nuestra compañía, su finalidad, razón de ser o propósito, su visión, misión, valores, objetivos y estrategia no pueden convertirse en provisionales.
La gestión del corto plazo y el día a día nunca fue motivo para no disponer de un rumbo claro y bien señalizado que nos sirva de indicador para medirnos a nosotros mismos.
Cuando se viven estas épocas tan turbulentas, tan saturadas de infoxicidad, es la parte emocional y más concretamente la inteligencia emocional la que juega para que la balanza se incline más hacia un lado u otro y por lo tanto la que determina el destino de la compañía, es la parte psicológica la que necesitamos ahora más fuerte que nunca.
Usemos el talento interno, la comunicación positiva y la actitud adecuada para combatir toda la basura emocional que recibimos del exterior en estos momentos de tanta mediocridad y decadencia y luchemos con la esperanza de salvar a nuestra empresa de la quema generalizada y aportemos nuestro pequeño granito de arena para acallar tanto ruido injustificado y tratar de mejorar algo nuestra herida sociedad.
El legado que podamos dejar en la sociedad será sin duda algo que permanecerá y que llevará nuestro sello personal y esto combate y destruye lo provisional.
Deseo mucha suerte a los que solo viven en lo provisional porque la van a necesitar a kilos y muchos éxitos a los que a pesar de todo no pierden el rumbo y la pasión.

-Lo que ayuda a la gente ayuda a las empresas.
-Los perdedores dejan que suceda, los ganadores hacen que suceda.
-El destino reparte las cartas, pero eres tú quién juega la partida.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA
Blog: www.josecarrascolopez

post

¿Qué es lo más escaso y valioso en este 2020 en las pymes?

Seguramente que la mayoría de nosotros ante el inicio del año y con una situación de mercado instalado en un permanente juego de low-cost a ver quién es el más barato y expectativas económicas a la baja y rompiendo todos los límites del mundo VICA, jugando al límite con la Volatilidad, la máxima Incertidumbre, lo Cambiante al minuto y la Ambigüedad constante, estemos pensando que debemos hacer para darle un chute a nuestro equipo de profesionales ante este reto que se nos plantea de acumulación de noticias e información económica tan contradictoria y confusa.
Si tuviésemos la magia de poder recetarle a cada profesional una vitamina o vacuna para ayudarle y facilitarle su misión de poder cumplir los nuevos objetivos de 2020 en este mar tan revuelto, ¿sabríamos que contenido debería tener?
INYECTAR ENTUSIASMO GARANTIZA ENERGIA:
Es obvio que ahora mismo la dosis de entusiasmo para reducir el ruido y la infoxicación que recibimos por la desorientación y desmoralización de algunas pymes debería ser muy alta pero así mismo seguro que sería muy recomendable y sana.
Así que tras muchos años de formación en Dirección de Pymes, Estrategias, Marketing y Ventas, Dirección de Equipos y Talento Humano y otras muchas disciplinas resulta que nos tenemos que convertir en creadores de entusiasmo colectivo para poder superar este momento psicológico con tanta carga de cambios radicales y muchos de ellos externos y que nos vendrán impuestos sin tener nosotros ninguna posibilidad de elegirlos ni de opinarlos, o sea factores externos en los que nada podremos hacer salvo adaptarnos.
Así que los que tenemos responsabilidades sobre otras personas ahora tenemos que ser magos y darle a la creatividad para ver como podemos ilusionar y/o entusiasmar a nuestra gente para que a su vez traslade ese entusiasmo a los alicaídos y desmoralizados clientes ya que es la única manera de que el clima sea soportable y llevadero.
Resaltar ahora todo lo que sabemos hacer con excelencia en nuestra empresa es de obligado cumplimiento y buscar alternativas de futuro donde se vea que nuestro modelo de negocio encaja con lo que va a querer el mercado que no es lo que quiere hoy.
Esto ahora se convierte en una prioridad en nuestra agenda para todos los que colaboramos con personas y así eliminar la basura emocional que flota en el ambiente.
Así que sin duda este es otro cambio en nuestra labor que por otra parte también nos debemos aplicar a nosotros mismos antes de intentar trasladárselo a los demás profesionales con los que interactuamos y cooperamos para hacer posible que nuestro barco flote en este océano bravo, con olas muy altas y peligrosas, pero con las que ya hemos lidiado otras veces si nuestra empresa tiene ya cierta trayectoria.
No podemos ser una isla escondida y aislada en este mundo cada vez más global y por eso mismo nuestra misión consiste en minimizar y reducir la toxicidad externa y la negatividad instalada en una parte importante de la sociedad y buscar y valorar lo positivo que tengamos constantemente con una comunicación fluida y potente.
Quizás tengamos que celebrar cada avance por pequeño que sea más que nunca y reconocer mucho a nuestra gente lo que hace bien y que valore nuestros medios actuales, nuestro posicionamiento en el mercado y también resaltar más las oportunidades y nuestros puntos fuertes que las debilidades a mejorar.
Cada cambio en el mercado trae amenazas para unos y oportunidades para otros y hay que estar en el día a día muy pendientes, informados y atentos para actuar con la máxima rapidez y contundencia. Y no solo vale ahora con analizar los cambios de nuestro propio mercado sino la economía y riesgos geopolíticos generales que nos puedan salpicar.
Todos los que tengan influencia en otras personas tienen la obligación de comportarse como un nuevo departamento que se llame generador de entusiasmo y energía.
Sin energía ni motivación no hay acción y todo se deteriora, nuestro nuevo combustible no depende del petróleo sino de nuestra Inteligencia Emocional y Energética.

Por eso hay que desear ahora a los que se dejen arrastrar por la corriente general negativa mucha suerte porque la van a necesitar y muchos éxitos seguros a los que practiquen la generación de entusiasmo en su entorno más cercano a través de una actitud positiva, amable y sobre todo contagiosa. Algunas frases para nuestra reflexión:
-No busques cuentos con final feliz, sino ser feliz sin tanto cuento.
-Elegir a quien tener cerca es importante, pero elegir a quien tener lejos es vital.
-Quien en la actitud se esmera obtendrá resultados de primera.
-Es mejor agitarse en la duda que descansar en el error.
-La falta de valores y la falta de energía se influyen mutuamente.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

post

El momento de la «voluntad de hierro»

Siempre se ha dicho que hace falta mucho coraje, las máximas ganas para conseguir nuestros logros laborales y ahora parece que el momento lo requiere más que nunca.
A los numerosos deberes que todos tenemos en las pymes para sacarlas adelante como la famosa transformación digital, la experiencia del cliente, el análisis de datos, la diferenciación en productos, servicios o comunicación, el marketing digital, la experiencia del empleado, la formación, la cultura de empresa y sus valores, visión y misión, el marketing emocional, la innovación, la excelencia y otros, se une ahora una necesaria y fuerte determinación y resistencia que responda a todos los frentes a la vez.
Son fechas de análisis tanto a nivel interno como externo y entonces descubres que son muchas cosas las que hay que revisar, reorientar, modificar o cambiar drásticamente y hace falta toda la energía de todo el equipo que ya está a tope para poder navegar con tantas olas y tormentas en el mundo económico y empresarial.
Cada vez resulta más difícil hacer previsiones y planificar el próximo año y ya casi nadie se atreve a planificar a varios años vista como se hacía tradicionalmente pues el mundo da muchos bandazos y cambia constantemente y eso genera una inquietud permanente.
Por todo esto cada vez tiene más mérito tener una pequeña empresa o comercio en el mercado viva y compitiendo y la pena es que la sociedad no lo valora justamente.
La gente solo se acuerda de lo importante que es hoy día una empresa cuando ya ha perdido el empleo o cuando ya lo han perdido muchos de los más cercanos.
Pero el tejido de empresas que tenemos en España es este, muchas empresas pequeñas y las llamadas micropymes y son las que generan importantes empleos y pagan importantes impuestos en algunas ocasiones en proporción más que las grandes.
Es ahora cuando hace falta más que nunca estar unidos y que todo el equipo humano sepa colaborar y apoyar las iniciativas necesarias para hacer posible la viabilidad de cada empresa, no es momento de poner pegas, de buscar excusas, de buscar culpables, de boicotear el cambio, de no aprender nuevas cosas, de poner palos en las ruedas, de no querer reconocer la realidad, de dejarse engañar por la toxicidad exterior, de dejarse influir por la enorme basura emocional, de querer ser como otros que quizás resulta que están peor que nosotros pero con tanto postureo no vemos con claridad.
Hay una noticia de la Universidad de Valencia que a través de la Inteligencia Artificial van a poder detectar las enormes falsedades y odio que circulan por las redes sociales y que nos tienen envenenados y nos distraen y confunden, pues como sea verdad van a tener trabajo de una magnitud impresionante.
Todo esto y detectar y corregir los permanentes virus y ataques informáticos y a móviles van a ser actividades de gran envergadura ya que a veces da la sensación de que mientras unos estamos ocupados en construir y hacer cosas productivas, la otra mitad se dedica a generar falsedades y a atacarnos produciendo un ambiente muy hostil.
Pero como siempre se ha dicho que todos los que tenemos pequeños negocios somos una raza especial seguro que sabremos estar a la altura para lidiar con este toro llamado mundo VICA que muy resumido quiere decir un mundo caótico, desordenado e ilógico para nuestra forma de razonar durante mucho tiempo en otro mundo más estable.
Por lo tanto, es el momento de tener mucho valor, mucha paciencia, constancia, determinación y de no ceder en nuestra voluntad de hierro.
Si hacemos los deberes, si cumplimos con nuestras responsabilidades, si mantenemos a flote nuestro negocio en estos momentos de dificultades no solo económicas, sino sociales, políticas, tecnológicas, regulatorias y sectoriales en casi todos los mercados ya podemos estar muy orgullosos y olvidarnos de los grandes logros si no llegamos a ellos.
Una cosa es tener una estrategia y un plan de viaje y otra que por multitud de factores no se puedan conseguir al 100% los objetivos lo que en ningún caso debe causarnos ningún trauma ni ninguna decepción y mucho menos generarnos una ansiedad innecesaria.
Es en estos momentos cuando el que resiste en el mercado suele ganar a medio plazo posiciones mejores y por lo tanto ser el ganador o uno de ellos, aunque ya no sea de la forma tan espectacular como antes, hay victorias más justas y por ello no quiere decir que no sean merecidas porque hemos luchado tanto o más que nunca.
Me despido deseando mucha suerte porque la van a necesitar a los que tengan ahora una voluntad floja y muchos éxitos seguros a los insistentes y resistentes.
Felices Navidades y Feliz Nuevo Año 2020 para todos.

No fui valiente, simplemente no tuve tiempo de asustarme.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com