post

La cara factura de la desconexión por saturación

Es una realidad incuestionable que por cansancio ante tanta turbulencia en los mercados y tantos movimientos en el tablero de ajedrez de la economía hemos llegado a la saturación de noticias y cambios continuos y algunos han decidido la desconexión parcial o total pero no han valorado las graves consecuencias que esto les va a suponer.
La factura puede ser muy cara, ya que desconectar, aunque sea por saturación, supone renunciar a gestionar adecuadamente el negocio y esto es apostar al desastre.
Es cierto que en estos momentos es muy difícil y agotador estar en Alerta Total todo el tiempo, pero lo contrario es mucho peor, pues supone la negativa al análisis que cualquier movimiento puede suponer en el mercado y puede dejar a nuestra estrategia obsoleta o simplemente en dirección contraria a la adecuada.
Es preocupante observar la tranquilidad con la que algunos responsables se toman su obligación de estar al día de todo lo externo que pueda influir en su mercado y por lo tanto en su empresa o comercio y su dejación de responsabilidades en esta importante función.
Ni esta etapa del COVID ha conseguido disminuir el ritmo de los acontecimientos en los mercados ni parece que este mundo loco llamado VICA O VUCA (según queramos usar más anglicismos o menos) vaya a volverse más lento, sino todo lo contrario, hay movimientos importantes que afectarán al futuro de todas las pymes y comercios.
Aquí lo difícil es saber detectar a tiempo en cada noticia, cada cambio, cada nueva acción comercial en primer lugar si nos va a afectar o no. Lo más cómodo y por desgracia lo más frecuente es que la mayoría de los movimientos no se detecten como influyentes en nuestra empresa, pero sí lo son y aquí se siembra nuestro futuro problema.
La falta de análisis que también requiere cierta dosis de reflexión y serenidad (ambas casi desaparecidas por desgracia) hace que no nos demos ni cuenta de algo que va a ser determinante a medio plazo para nuestra propia supervivencia o crecimiento.
Y la falta de conocimiento de lo que sucede a nivel global ya sabemos por experiencia que acaba convirtiéndose en un dolor de cabeza pasado un tiempo, casi todo influye más de lo que creemos y eso nos ocasionará numerosos problemas en cascada.
Aparte de la obligación de estar adecuadamente formado y actualizado lo que significa una formación permanente de por vida (el título o los títulos que tengamos son una buena base, pero totalmente insuficientes en estos momentos) también hay que estar alertas a todo tipo de noticias generales o sectoriales y sobre todo aquellas que tengan que ver con tendencias nuevas o pequeños cambios o quizás no tan pequeños, aunque así nos parezcan en un primer momento.
Hay que hacer por lo tanto un llamamiento general a los responsables de las empresas en la máxima precaución en estos momentos al análisis riguroso de cada acción o noticia y sobre todo no descartar nada a la ligera a pesar del ritmo tan alto que lleva esto ahora.
Es agotador, es un factor de estrés y sobre todo es muy exigente estar en alerta constante pero más triste y más duro será tener que reducir plantilla o hacer más pequeño nuestro negocio o incluso tener que cerrarlo por habernos descuidado un momento.
Es muy importante que nada nos distraiga ahora de nuestras principales prioridades entre las que deben figurar el análisis diario de todo lo que se mueva o mañana lamentaremos no haber detectado a tiempo un nuevo competidor o un cambio de tendencia o una nueva estrategia de alguien que haga tambalearse nuestra empresa.
Si queremos superar este 2021 tras el año anterior tan trágico es imprescindible que nos mentalicemos de la importancia de estar al día absolutamente de todo lo que tenga que ver con la economía, el consumo, el comportamiento de la sociedad, los posibles cambios legislativos y medio ambientales y todo movimiento o acción en nuestro mercado y no nos limitemos a lo local sino a nivel internacional, pues muchos cambios se producen antes en otros mercados que por más lejanos que parezcan son la avanzadilla de lo que luego nos llegará de golpe y sin posibilidad de reaccionar.
Solo aquellos que vigilen y analicen todo en este momento, podrán tener tiempo de reaccionar ante la vorágine de movimientos que se van a producir en los mercados y los cambios de timón que eso puede suponer a los capitanes de cada barco.
Además, es lo mínimo que esperan de nosotros nuestros equipos humanos, que les iluminemos un camino bastante oscuro en estos momentos, que solo les producen dudas y mucha incertidumbre y esto les desmotiva en el día a día, démosles algo de seguridad y eso se transformará en acciones positivas y rentables para todos.

-El destino reparte las cartas, pero eres tú quién juega la partida.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

post

¿Y si cambiamos la comunicación para mejorar nuestra actitud?

Estamos en un proceso general del lenguaje que nos condena a programarnos negativamente ya que se graba en nuestro subconsciente y va minando nuestra moral.
En estos tristes momentos para la sociedad española, las palabras negativas, aunque parezcan inofensivas son tremendamente tóxicas y debemos hacer un esfuerzo por cambiar esto en nuestros negocios ya que tiene un gran impacto en el comportamiento del día a día y podría darnos muy mala imagen ante los clientes.
Debemos cambiar nuestro lenguaje y buscar compensar tanta negatividad general para hacer la vida más fácil y más soportable a nuestro equipo, a nuestros clientes, etc.
De nada nos sirve ahora seguir la corriente establecida porque no es sana, no es rentable ni adecuada para nadie, es hora de ir contracorriente y subir río arriba.
Hay que provocar una atmósfera más ilusionante para no perder las energías y sobre todo para no perder el sentido original de nuestro negocio y así lo vivimos en su día cuando definimos el propósito o razón de ser de nuestra marca, con su visión, misión, valores y en definitiva con su cultura de empresa, eso sigue ahí y es muy valioso.
Si cambiamos nuestro lenguaje para dar ánimos y esperanza tenemos que usar otros términos, como por ejemplo vamos a ocuparnos en vez de preocuparnos, vamos a cambiar aquello que no nos funciona en lugar de seguir igual, vamos a analizar los datos para detectar nuevas tendencias y adaptarnos a ellas, vamos a pensar en como podemos mejorar los servicios a nuestros clientes, vamos a cambiar nuestros mensajes para captar clientes nuevos, vamos a fidelizar a los actuales ofreciéndoles innovaciones para ellos y que sean visibles para que las valoren, todo o casi todo depende de nosotros y por lo tanto si tenemos la voluntad suficiente nada podrá detenernos.
Hagamos un esfuerzo nosotros y todo nuestro equipo por cambiar la forma de comunicarnos, son momentos duros, pero son estos los momentos donde se ve quienes valen de verdad y quienes no, quienes quieren al menos pelear por lo suyo y quienes solo están ya testimonialmente presentes, pero con la olla en Camboya.
Ahora se necesita otra actitud antes de soltar nuestras emociones negativas atrapadas, pero hay que sacarlas fuera sin influir negativamente en nadie.
Todos estamos faltos de ánimo, faltos de buenas palabras que nos alivien, faltos de reconocimiento por el recorrido ya efectuado sobre todo si la empresa lleva tiempo en el mercado ya que esto suele olvidarse con demasiada facilidad y tiene su mérito.
Ya hemos atravesado otras montañas, hemos superado momentos muy críticos y esta vez no tiene porqué suponer nuestra rendición.
He observado incluso en empresas que van bien ahora mismo un lenguaje tanto interno como externo negativo, neutro, pero en ningún caso positivo y es una lástima aparte de una gran contradicción.
Solo mantenerse en el mercado ya tendría que ser motivo de satisfacción en estos momentos y si encima vamos recuperándonos bien pensemos en hacer cosas nuevas, en aprovechar para aumentar nuestra comunicación por ejemplo y así conseguir una mayor visibilidad ante los clientes, proveedores y demás grupos de interés.
Casi nadie sonríe, como si el llevar mascarilla nos prohibiese expresar nuestros sentimientos positivos hacia los demás, cuando es más necesario que nunca.
Vamos a tomar café y escuchamos que quizás sea el último que nos pueden poner, pero entonces hay que decirles que lo importante es que siga estando bueno el café y siga la amabilidad habitual, y sigan las medidas de precaución y en todo caso será el último por ahora ya que alguna vez tendrá que pasar esta desgracia.
Si perdemos el transmitirnos positividad entre nosotros entonces será un suplicio trabajar en un entorno triste, apagado, aburrido y la ruina emocional precederá a la económica.
Estamos sembrando ambientes insoportables, perdiendo el norte sin acordarnos de la visión que nos inspiró y solo por no cambiar la forma de comunicarnos.
Deseo mucha suerte a los del lenguaje negativo porque la van a necesitar y muchos éxitos seguros a los que pongan algo de alegría a su comunicación y al día a día.

-De la conducta de cada uno depende el destino de todos.
-Busca personas corchos que flotan y evita personas plomos que se hunden.
-La actitud es un amplificador de la excelencia.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www. josecarrascolopez.com

post

La trampa de lo provisional (permanente)

En un entorno tan Vólatil, Incierto, Cambiante y Ambiguo (VICA) y en un momento en que a todas horas estamos escuchando que todo es provisional y que nada es definitivo corremos el riesgo de perder el norte, de abandonar el verdadero propósito de nuestra compañía, de perder de vista la Visión con todo lo que eso puede perjudicarnos.
Es cierto que no podemos hacer previsiones con la precisión de momentos más estables, pero eso no quiere decir que no las hagamos y nos dejemos arrastrar por la corriente.
Ya se sabe que los únicos peces que van corriente abajo son los que están muertos.
Cuanta más incertidumbre hay es precisamente cuando más hay que trabajar una buena estrategia basada en análisis rigurosos del entorno y de nuestras fortalezas o debilidades, así como de nuestras oportunidades y amenazas, el famoso DAFO o FODA.
No vale usar como excusa el ambiente tan revuelto para dejar las responsabilidades de marcar la dirección a nuestro equipo que es lo mínimo que espera de su líder.
Que ahora tengamos que dar pasos más pequeños no significa ni mucho menos que no tengamos objetivos claros a medio plazo, podemos dar saltos pequeños, pero para acabar consiguiendo un avance importante.
Si vamos abandonándonos y solo gestionamos el día a día según nos venga y estamos todo el día escuchando ruido negativo, unas veces justificado y otras no, perderemos el rumbo y un barco que no sabe a donde va estará a la deriva o dando círculos en lugar de navegar correctamente hacia un objetivo claro y motivador.
Cualquiera sabe navegar en días de calma, pero el que de verdad sabe de navegación es aquel que sabe sortear las tormentas y las adversidades.
Provisional empieza por P como Parche y es que al final es eso, un simple parche, pero nunca una solución definitiva.
Que algunos objetivos empresariales tengan que retrasarse es lógico, que algunas prioridades las hayamos tenido que cambiar también, pero eso no quita para seguir unos nuevos planes (y flexibles) que nos vayan proporcionando los cimientos sobre los que construiremos nuestro futuro.
Si nuestra gente pierde la ilusión, si el equipo no tiene ya una referencia y solo les estamos gestionando en lo provisional acabarán tirando la toalla, por eso no podemos dejar de visualizar la meta a la que nos hemos propuesto llegar, quizás algo más tarde tras este año maldito y quizás dando unos rodeos no previstos pero nunca renunciando.
Estar permanentemente en lo provisional es una contradicción enorme y sin sentido.
Algunas cosas serán provisionales, pero nunca podrán quedarse ahí demasiado tiempo.
Tampoco renunciemos a nuestra historia, a nuestros valores, a lo que nos trajo hasta donde hoy estamos y a todo lo que nos hizo sentirnos orgullosos.
Las proyecciones tienen que seguir existiendo y siendo recordadas en nuestra empresa y por muy flexibles que tengan que ser deben ser el faro que nos ilumine, que nos aporte algo de claridad en medio de este tsunami actual.
La filosofía de nuestra compañía, su finalidad, razón de ser o propósito, su visión, misión, valores, objetivos y estrategia no pueden convertirse en provisionales.
La gestión del corto plazo y el día a día nunca fue motivo para no disponer de un rumbo claro y bien señalizado que nos sirva de indicador para medirnos a nosotros mismos.
Cuando se viven estas épocas tan turbulentas, tan saturadas de infoxicidad, es la parte emocional y más concretamente la inteligencia emocional la que juega para que la balanza se incline más hacia un lado u otro y por lo tanto la que determina el destino de la compañía, es la parte psicológica la que necesitamos ahora más fuerte que nunca.
Usemos el talento interno, la comunicación positiva y la actitud adecuada para combatir toda la basura emocional que recibimos del exterior en estos momentos de tanta mediocridad y decadencia y luchemos con la esperanza de salvar a nuestra empresa de la quema generalizada y aportemos nuestro pequeño granito de arena para acallar tanto ruido injustificado y tratar de mejorar algo nuestra herida sociedad.
El legado que podamos dejar en la sociedad será sin duda algo que permanecerá y que llevará nuestro sello personal y esto combate y destruye lo provisional.
Deseo mucha suerte a los que solo viven en lo provisional porque la van a necesitar a kilos y muchos éxitos a los que a pesar de todo no pierden el rumbo y la pasión.

-Lo que ayuda a la gente ayuda a las empresas.
-Los perdedores dejan que suceda, los ganadores hacen que suceda.
-El destino reparte las cartas, pero eres tú quién juega la partida.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA
Blog: www.josecarrascolopez

post

Sin confianza no habrá sustancia en las empresas

La coyuntura actual ha querido que cuando más falta hace la confianza más difícil sea para todos percibirla y sin la misma no se puede reactivar el mercado.
La confianza es el pegamento que hace posible que todos consumamos con absoluta normalidad y así las empresas vendan a medio plazo lo suficiente para poder subsistir, invertir y mejorar para ser más competitivas.
Hay que inyectar confianza en todos los niveles, interno y externo y debe ser ahora la máxima prioridad en la agenda tan compleja de cualquier negocio.
Pero ojo porque de nada servirá generar y transmitir confianza a nivel individual, esto es algo global y general o no funcionará, ahora o lo practicamos todos o no se generará la atmósfera adecuada para que la gente siga consumiendo e invirtiendo lo necesario para que la economía funcione en cadena con cierta alegría.
Y ¿generar confianza para qué?:
1. Pues para poder gestionar en un entorno de máxima incertidumbre y volatilidad que exige una vigilancia permanente pues cualquier pequeño detalle puede inclinar la balanza hacia el lado positivo o negativo con suma facilidad y eso requiere del esfuerzo de todos en la empresa.
2.Para poder gestionar con la máxima eficiencia haciendo una pequeña pausa estratégica y poder apuntar bien en la dirección correcta revisando y actualizando nuestra estrategia y siendo conscientes de que esta debe ser flexible ya que no se puede gestionar con posiciones fijas en un entorno inestable y delicado.
3.Para poder gestionar con la máxima productividad y eso requiere un equipo de personas unido, una constante formación para estar a la última y una gran capacidad de aprendizaje y de humildad para solventar los errores aprendiendo de los mismos y encontrar así las mejores soluciones.
4.Para gestionar aplicando el máximo liderazgo transmitiendo emociones positivas desde una visión clara, potente y motivadora que el líder debe recordar consiguiendo la ilusión de los suyos. Para esto hay que usar el lenguaje adecuado en estos momentos tan sensibles donde las emociones cambian a cada momento y están a flor de piel. Por ejemplo más que nunca nuestra empresa, nuestro negocio, nuestro comercio, o nuestra organización deben pasar todos a ser nuestra compañía, porque compañía viene de acompañar y ahora más que nunca nos necesitamos todos para sacar esto adelante así que defendemos nuestra compañía.
Generar confianza requiere un gran esfuerzo y desgaste, pero es la única alternativa para cambiar la percepción general de nuestro sector, de nuestro municipio y contribuir a la mejora global de la economía.
Hay que generar confianza primero a nivel interno hacia nuestra propia gente y solo cuando tengamos el clima adecuado estaremos preparados para generar confianza en nuestros clientes, proveedores y sociedad en general.
Dentro de nuestra compañía hay que encontrar aspectos positivos que nos den algo de luz, de esperanza y que nos permitan sacar lo mejor de nosotros mismos, vía innovaciones, mejoras y eficiencia aumentando algo de valor para nuestros clientes y ayudarles así a que mejoren también ellos.
Y más que nunca hace falta mucha comprensión, paciencia y reconocimiento, por eso la palabra reconocer se escribe igual al derecho que al revés, porque es demasiado importante.
Tenemos que conseguir grabarnos lo que significa para nosotros la palabra CONFIANZA y recordarla constantemente:
Cooperación……………..general.
Organización…………….clara.
Nosotros………………….siempre antes que yo.
Fiabilidad…………………como marca.
Innovación……………… .por creatividad y aprendizaje.
Amabilidad………………..interna y externa.
Nuestra compañía……….orgullo de pertenencia al equipo.
Zambullidos a fondo…….implicados y comprometidos todos.
Atrevidos…………………. para generar nuevo valor.
Esperemos ser todos capaces de generar la confianza necesaria para que la mayoría de las compañías salgan adelante en este año crítico.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

post

¿Qué se ha movido en el tablero de ajedrez?

¿Como estará posicionada nuestra empresa en el mercado para Octubre próximo?
¿Habrá algún momento clave para las pymes hasta final de año?
¿Quiénes llegarán a 2021 y en qué condiciones?
¿Ha cambiado el posicionamiento de cada marca?
¿En nuestro sector ganaremos posiciones, nos quedaremos igual o las perderemos?
¿Habrá más o menos diferencias entre empresas en el mercado?
¿Cuántas perderán la T y pasarán de los Ertes a los Eres a partir de Octubre?
Sin duda son muchos los interrogantes que tenemos por delante las pymes tras el parón casi general de la economía y un reinicio algo movido, pero sin saber si se trata de problemas acumulados que ahora nos dan un tirón o es un cambio de tendencia.
Quizás parte de algunas respuestas nos las pueda dar el mes de Julio, si siguen las ventas con cierta alegría o si vuelven a su nivel normal en estas fechas.
Tampoco deberíamos esperar un mes de Agosto igual que otros años puesto que parece que saldrá menos gente fuera y quizás menos tiempo y eso hará que el consumo local no se desplace tanto a las zonas vacacionales como era habitual.
Así que cuando empiece Septiembre ya tendremos otra liga que arranca para pymes y comercios pero por supuesto con cambios en el tablero de ajedrez porque las fichas se han movido y ya no están como antes del fatídico Covid.
¿Qué comportamientos del consumidor debemos detectar para saber como nos va a afectar y estar así preparados para afrontar la recta final del año con la máxima eficiencia?
¿Qué pasará con el consumo si gente que estaba con el Erte se ve sin trabajo?
¿Qué productos y empresas sufrirán más o menos en función de ser más necesarios y asequibles que otros?
¿Cómo nos afectará la ayuda Europea según sea más o menos condicionada?
¿Se verá España rescatada por Europa lo llamen como lo llamen nuestros políticos?
¿Nos subirán los impuestos a las pymes en un momento tan crítico?
¿Con que datos vamos a elaborar los presupuestos de 2021?
¿Habrá algún rebrote serio o tendremos ya una vacuna fiable?
¿Irán los clientes a las tiendas con seguridad o todavía con miedo?
¿Cómo nos afectará la nueva ley Europea de economía circular en 2021?
Hay más preguntas que nunca y cada mes los datos nos irán diciendo algunas posibles respuestas, pero cualquier cosa puede alterar de golpe la situación.
Efectivamente gestionar el día a día con tantas variables es algo nuevo ya que nunca tuvimos tantas posibilidades de variaciones bruscas sobre la marcha.
Ahora se verá el buen capitán, aquel que sabe navegar con tempestad constante.
Los que ya éramos omnicanales antes del Covid es obvio que hemos tenido ventajas para aumentar nuestra notoriedad de marca y seguro que de paso si hacemos análisis de datos (Big data) habremos aprendido bastante.
La suma de canales ha sido la ganadora en el período del confinamiento, pero no sabemos que parte cambiará con la apertura de actividades.
El caso de la quiebra del circo del sol puesto como ejemplo en numerosos eventos y formaciones de tipo empresarial como modelo innovador demuestra que nadie escapa a una tragedia de esta envergadura.
¿Que hemos hecho estos meses atrás que pueda ayudarnos o no ahora y en los próximos meses?
¿Surgirán nuevas oportunidades tras haberse movido tan bruscamente el árbol?
¿Habrá fusiones, nuevas alianzas o adquisiciones que alteren el grado de competencia?
¿Cómo vemos a nuestro equipo de ánimos y motivación en estos momentos claves?
Algunas respuestas a muchas de esta cuestiones dependerán de las políticas que ya veníamos haciendo, de las inversiones realizadas, de la formación del personal, de los valores, visión, misión y cultura de la empresa, de cómo hemos reaccionado ante tan extrema situación en el momento clave, de cómo hemos arrancado de nuevo la actividad, de cómo de rápidos hemos sido para atraer de nuevo a los clientes, de como de efectivos hemos sido al suministrar a los clientes gracias a disponer de un buen stock, de que mejoras hemos podido hacer cuando hemos tenido tiempo por fin de pensar y analizar con la serenidad necesaria.
Esperemos que la mayoría puedan seguir en el mercado por el bien de todos.
Nos queda hasta fin de año una navegación en aguas revueltas solo apta para expertos.
-Las crisis no son divertidas, pero son muy buenas profesoras.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA,S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com