post

La trampa de lo provisional (permanente)

En un entorno tan Vólatil, Incierto, Cambiante y Ambiguo (VICA) y en un momento en que a todas horas estamos escuchando que todo es provisional y que nada es definitivo corremos el riesgo de perder el norte, de abandonar el verdadero propósito de nuestra compañía, de perder de vista la Visión con todo lo que eso puede perjudicarnos.
Es cierto que no podemos hacer previsiones con la precisión de momentos más estables, pero eso no quiere decir que no las hagamos y nos dejemos arrastrar por la corriente.
Ya se sabe que los únicos peces que van corriente abajo son los que están muertos.
Cuanta más incertidumbre hay es precisamente cuando más hay que trabajar una buena estrategia basada en análisis rigurosos del entorno y de nuestras fortalezas o debilidades, así como de nuestras oportunidades y amenazas, el famoso DAFO o FODA.
No vale usar como excusa el ambiente tan revuelto para dejar las responsabilidades de marcar la dirección a nuestro equipo que es lo mínimo que espera de su líder.
Que ahora tengamos que dar pasos más pequeños no significa ni mucho menos que no tengamos objetivos claros a medio plazo, podemos dar saltos pequeños, pero para acabar consiguiendo un avance importante.
Si vamos abandonándonos y solo gestionamos el día a día según nos venga y estamos todo el día escuchando ruido negativo, unas veces justificado y otras no, perderemos el rumbo y un barco que no sabe a donde va estará a la deriva o dando círculos en lugar de navegar correctamente hacia un objetivo claro y motivador.
Cualquiera sabe navegar en días de calma, pero el que de verdad sabe de navegación es aquel que sabe sortear las tormentas y las adversidades.
Provisional empieza por P como Parche y es que al final es eso, un simple parche, pero nunca una solución definitiva.
Que algunos objetivos empresariales tengan que retrasarse es lógico, que algunas prioridades las hayamos tenido que cambiar también, pero eso no quita para seguir unos nuevos planes (y flexibles) que nos vayan proporcionando los cimientos sobre los que construiremos nuestro futuro.
Si nuestra gente pierde la ilusión, si el equipo no tiene ya una referencia y solo les estamos gestionando en lo provisional acabarán tirando la toalla, por eso no podemos dejar de visualizar la meta a la que nos hemos propuesto llegar, quizás algo más tarde tras este año maldito y quizás dando unos rodeos no previstos pero nunca renunciando.
Estar permanentemente en lo provisional es una contradicción enorme y sin sentido.
Algunas cosas serán provisionales, pero nunca podrán quedarse ahí demasiado tiempo.
Tampoco renunciemos a nuestra historia, a nuestros valores, a lo que nos trajo hasta donde hoy estamos y a todo lo que nos hizo sentirnos orgullosos.
Las proyecciones tienen que seguir existiendo y siendo recordadas en nuestra empresa y por muy flexibles que tengan que ser deben ser el faro que nos ilumine, que nos aporte algo de claridad en medio de este tsunami actual.
La filosofía de nuestra compañía, su finalidad, razón de ser o propósito, su visión, misión, valores, objetivos y estrategia no pueden convertirse en provisionales.
La gestión del corto plazo y el día a día nunca fue motivo para no disponer de un rumbo claro y bien señalizado que nos sirva de indicador para medirnos a nosotros mismos.
Cuando se viven estas épocas tan turbulentas, tan saturadas de infoxicidad, es la parte emocional y más concretamente la inteligencia emocional la que juega para que la balanza se incline más hacia un lado u otro y por lo tanto la que determina el destino de la compañía, es la parte psicológica la que necesitamos ahora más fuerte que nunca.
Usemos el talento interno, la comunicación positiva y la actitud adecuada para combatir toda la basura emocional que recibimos del exterior en estos momentos de tanta mediocridad y decadencia y luchemos con la esperanza de salvar a nuestra empresa de la quema generalizada y aportemos nuestro pequeño granito de arena para acallar tanto ruido injustificado y tratar de mejorar algo nuestra herida sociedad.
El legado que podamos dejar en la sociedad será sin duda algo que permanecerá y que llevará nuestro sello personal y esto combate y destruye lo provisional.
Deseo mucha suerte a los que solo viven en lo provisional porque la van a necesitar a kilos y muchos éxitos a los que a pesar de todo no pierden el rumbo y la pasión.

-Lo que ayuda a la gente ayuda a las empresas.
-Los perdedores dejan que suceda, los ganadores hacen que suceda.
-El destino reparte las cartas, pero eres tú quién juega la partida.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA
Blog: www.josecarrascolopez

post

¿Como volver a analizar el nuevo escenario económico?

Se nos han roto todas nuestras previsiones que habíamos planificado para 2020, el calendario está en blanco pendiente de demasiadas variables, la estrategia ya no vale, el último análisis DAFO tampoco, los objetivos ya no valen porque ahora solo hay uno que es sobrevivir y no va a ser poco con las consecuencias de la pandemia.
Es cierto que la historia de la empresa sí que nos vale y mucho, pues aquellas compañías con trayectorias sólidas tendrán más facilidades para obtener créditos y ayudas de sus proveedores y también aquellas que tengan un equipo humano potente y unido tendrán menos problemas con el personal en un momento tan difícil emocionalmente.
Pero la gestión del día a día ha cambiado y los que estamos en permanente estado de alarma somos los responsables de las empresas, viendo y analizando cada nueva noticia que va saliendo, cada estudio, cada previsión y cada posible cambio de tendencia.
Si se reactiva una parte de la economía como el comercio en Mayo, es previsible que no tengamos suficientes clientes hasta por lo menos el mes de Julio ya que será un proceso lento, el consumidor no irá salvo urgencias a las tiendas y se lo tomará con calma.
Hay algunas certezas con las que podemos contar ahora salvo nuevo cambio radical en la evolución de la pandemia, entre otras las siguientes:
1. Un % de comercios entre el 15 y el 20% ya no abrirán cuando podrían hacerlo. Esto puede tener cambios según zonas y sectores, pero la media andará cerca.
2. Se nos vienen encima nuevos costes por la compra de material sanitario y las medidas de prevención para protegernos a todos en el lugar de trabajo.
3. Todo el calendario de 2020 ya no vale, habrá que hacer uno nuevo y flexible.
4. Sin clientes no hay futuro, o les ayudamos (al menos a los que merezcan la pena) o cerraremos nosotros, hay que trabajar más que nunca en equipo con ellos.
5. El Hogar se ha vuelto el único refugio más seguro y todo lo que hay dentro ha adquirido más importancia que nunca, hay que pensar que podemos ofrecerles a los consumidores para mejorar su vida en casa.
6. Los objetivos de 2020 olvidados, ya que solo habrá una fase de recuperación y otra de estabilización.
7. No éramos el centro del mundo, la naturaleza sí que lo es, ella puede vivir sin nosotros, pero resulta que nosotros sin ella no.
8. Los primeros 4 meses desde que se reanude la actividad van a ser decisivos para que se pueda seguir sobreviviendo o no, hay que anticiparse en lo que se pueda para que la apertura sea desde el minuto uno a tope y ser proactivo.
9. Los nuevos proyectos y crecimientos tendrán su oportunidad en 2022-2023 ya que habrá dos fases muy claras, la primera será recuperar el oxígeno y poder respirar y esa nos llevará hasta final del año 2020 (y siempre que no vuelva la pandemia claro está) y el 2021 será el año de la consolidación y de nuevas eficiencias.
10. El paro según varias previsiones serias estaba en el 2019 en el 14,1% de la población activa, en 2020 acabará en el 20,5% y en el 2021 en el 17,3%, es decir que el consumidor no va a tener posibilidades de volver a gastar o invertir lo mismo que antes de la pandemia hasta el 2022, por eso es cuando se podrá despegar y superar las cifras que teníamos previstas para 2020, pero antes será difícil.
Sin duda hay y habrá algunas certezas más, pero con estas seguro que tendremos que contar y no olvidarlas en ningún momento para no cometer errores.
Pero lo más importante ahora es contar con salvar el máximo de empleos posibles y salvar los máximos comercios y pymes posibles ya que no hay que olvidar que el 98,6% de las empresas en España, son comercios, micropymes y pymes y que por lo tanto si queremos salvar la economía habrá que salvar el tejido que hay y luego ya se podrán hacer planes para mejorar ese tejido a medio plazo.
Es el momento de demostrar que las empresas son éticas y son imprescindibles para que exista el estado de bienestar que todos queremos, pero nunca nos acordamos de donde salen los recursos económicos y salen sobre todo de los impuestos que pagamos las empresas, sin empresas no hay país próspero.
Deseo a todo el mundo mucha salud, fuerza y moral y vamos a por todas juntos.
-Pasión + Compromiso + Responsabilidad= Resultados Positivos.
-Unos ven caminos, otros solo muros.
-No hay atajos a ningún lugar al que merezca la pena llegar.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog. www.josecarrascolopez.com