post

¿Y si cambiamos la comunicación para mejorar nuestra actitud?

Estamos en un proceso general del lenguaje que nos condena a programarnos negativamente ya que se graba en nuestro subconsciente y va minando nuestra moral.
En estos tristes momentos para la sociedad española, las palabras negativas, aunque parezcan inofensivas son tremendamente tóxicas y debemos hacer un esfuerzo por cambiar esto en nuestros negocios ya que tiene un gran impacto en el comportamiento del día a día y podría darnos muy mala imagen ante los clientes.
Debemos cambiar nuestro lenguaje y buscar compensar tanta negatividad general para hacer la vida más fácil y más soportable a nuestro equipo, a nuestros clientes, etc.
De nada nos sirve ahora seguir la corriente establecida porque no es sana, no es rentable ni adecuada para nadie, es hora de ir contracorriente y subir río arriba.
Hay que provocar una atmósfera más ilusionante para no perder las energías y sobre todo para no perder el sentido original de nuestro negocio y así lo vivimos en su día cuando definimos el propósito o razón de ser de nuestra marca, con su visión, misión, valores y en definitiva con su cultura de empresa, eso sigue ahí y es muy valioso.
Si cambiamos nuestro lenguaje para dar ánimos y esperanza tenemos que usar otros términos, como por ejemplo vamos a ocuparnos en vez de preocuparnos, vamos a cambiar aquello que no nos funciona en lugar de seguir igual, vamos a analizar los datos para detectar nuevas tendencias y adaptarnos a ellas, vamos a pensar en como podemos mejorar los servicios a nuestros clientes, vamos a cambiar nuestros mensajes para captar clientes nuevos, vamos a fidelizar a los actuales ofreciéndoles innovaciones para ellos y que sean visibles para que las valoren, todo o casi todo depende de nosotros y por lo tanto si tenemos la voluntad suficiente nada podrá detenernos.
Hagamos un esfuerzo nosotros y todo nuestro equipo por cambiar la forma de comunicarnos, son momentos duros, pero son estos los momentos donde se ve quienes valen de verdad y quienes no, quienes quieren al menos pelear por lo suyo y quienes solo están ya testimonialmente presentes, pero con la olla en Camboya.
Ahora se necesita otra actitud antes de soltar nuestras emociones negativas atrapadas, pero hay que sacarlas fuera sin influir negativamente en nadie.
Todos estamos faltos de ánimo, faltos de buenas palabras que nos alivien, faltos de reconocimiento por el recorrido ya efectuado sobre todo si la empresa lleva tiempo en el mercado ya que esto suele olvidarse con demasiada facilidad y tiene su mérito.
Ya hemos atravesado otras montañas, hemos superado momentos muy críticos y esta vez no tiene porqué suponer nuestra rendición.
He observado incluso en empresas que van bien ahora mismo un lenguaje tanto interno como externo negativo, neutro, pero en ningún caso positivo y es una lástima aparte de una gran contradicción.
Solo mantenerse en el mercado ya tendría que ser motivo de satisfacción en estos momentos y si encima vamos recuperándonos bien pensemos en hacer cosas nuevas, en aprovechar para aumentar nuestra comunicación por ejemplo y así conseguir una mayor visibilidad ante los clientes, proveedores y demás grupos de interés.
Casi nadie sonríe, como si el llevar mascarilla nos prohibiese expresar nuestros sentimientos positivos hacia los demás, cuando es más necesario que nunca.
Vamos a tomar café y escuchamos que quizás sea el último que nos pueden poner, pero entonces hay que decirles que lo importante es que siga estando bueno el café y siga la amabilidad habitual, y sigan las medidas de precaución y en todo caso será el último por ahora ya que alguna vez tendrá que pasar esta desgracia.
Si perdemos el transmitirnos positividad entre nosotros entonces será un suplicio trabajar en un entorno triste, apagado, aburrido y la ruina emocional precederá a la económica.
Estamos sembrando ambientes insoportables, perdiendo el norte sin acordarnos de la visión que nos inspiró y solo por no cambiar la forma de comunicarnos.
Deseo mucha suerte a los del lenguaje negativo porque la van a necesitar y muchos éxitos seguros a los que pongan algo de alegría a su comunicación y al día a día.

-De la conducta de cada uno depende el destino de todos.
-Busca personas corchos que flotan y evita personas plomos que se hunden.
-La actitud es un amplificador de la excelencia.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www. josecarrascolopez.com

post

¿ARRANCAN YA LOS MOTORES ECONÓMICOS Y COMO?

Tras este trauma colectivo que todos estamos sufriendo en el nivel 1 que es el sanitario y ahora que parece que lo peor de este nivel ha pasado, vamos a pasar al nivel 2 que es el trauma económico y en el que nos queda un largo camino que recorrer y que comienza a correr el reloj para todos esos aplazamientos que se han solicitado, por lo que los próximos meses serán claves para saber si arrancamos los motores y con qué potencia.
Por desgracia en este nivel 2 que es el económico nos falta llegar a lo más hondo del pozo desde el cual se supone tendremos que empezar a subir, pues esto empieza ahora.
Hay que asumir la realidad y reconocer para poder tener un lugar desde el que empezar que partimos de una situación en la que no estamos bien anímicamente, pero hay que tener esperanza, hay que coger aire y partir de nuevo como si fuese 1 de Enero porque lo que llevamos de 2020 ya no vale y de nada sirve aferrarse a ello.
Nos queda mucho camino que pasar en el tema económico que seguro será incluso más largo que el tema sanitario y hay que estar muy alertas porque se van a producir muchas noticias interesantes que nos influirán a las pymes, así que la prensa económica va a ser la nueva ventana que antes fue la sanitaria en la prensa generalista y cualquier cambio en el mercado nos salpicará así que ahora no vale desconectarse.
La prueba emocional tenía dos partes, la sanitaria que ya nos ha agotado y entristecido y ahora la económica que va a ser una maratón mucho más larga comparada con la sanitaria y de nada valdrá salir de una si nos quedamos paralizados en la segunda.
El juego consiste en admitir y no negar lo negativo, pero buscando y encontrando lo positivo, seguir con el partido ya debe ser motivo de satisfacción y más si seguimos jugando en la misma liga sin bajar de categoría.
Algunas preguntas que nos debemos hacer al respecto son, por ejemplo: ¿nuestra marca en este lapsus que imagen ha transmitido? ¿Hemos podido dar servicio a los clientes y estos no se han quedado abandonados? ¿Cómo debemos empezar a acercarnos a los clientes y que les debemos transmitir? ¿Qué podemos hacer para erizarles la piel emocionalmente hablando? ¿Qué puedo hacer para ayudarles en estos momentos?..
Quizás ahora tengamos que ser capaces de encontrar en la letra pequeña esas pequeñas píldoras de noticias positivas dentro de los mares de tinta negativa que habrá y hacerlas llegar de forma traducida para demostrarle al cliente que todo o casi todo nos acaba afectando y que hay que encontrar esa luz, esa chispa que nos provoque una nueva idea a poner en marcha para esta nueva etapa.
Se va a necesitar mucho trabajo en equipo tanto en nuestra empresa como con los clientes y mucha colaboración para poder remar juntos en este río lleno de saltos y corrientes peligrosas e ir viendo a lo lejos los remansos para animarnos.
Tenemos que arrancar de forma ordenada, no podemos ir a lo loco sin dirección o foco para no cometer errores que pueden tener consecuencias graves.
Es hora de sacar kilos de empatía y de aumentar la dosis de solidaridad para que nuestros clientes nos vean como sus asesores de confianza y que hemos estado ahí, pensando, analizando y planificando como salir juntos de esta mientras pasábamos lo peor que nunca habíamos visto y sufrido.
Todos, proveedores, clientes y población en general hemos sufrido dolor y tristeza y ahora toca convertir todo eso en animación mutua, apoyo mutuo, cooperación total, búsqueda de nuevas oportunidades, de nuevos retos (aunque sean más humildes para 2020) y quizás hasta sea una lección inolvidable de tarea en equipo que jamás se habría realizado sin pasar por este desierto inesperado y desgraciado.
No nos dejemos llevar por los titulares, analicemos todo con sumo detalle, el maestro Peter Drucker decía que el diablo está en los detalles, pues ahora es más cierto que nunca y nos lo debemos aplicar todos.
Los llaneros solitarios, los soberbios, los sobrados que se denominan así mismos yo ya lo sé todo ahora se pueden dar un buen castañazo, no es hora de individualismos, es hora de visión conjunta, visión global del mercado y de empujar en la misma dirección.
Hay que empezar la reconquista con toda la energía de todos sumada y a la vez.
Fuerza y Valor para todos.

-Hay que darle la vuelta al jamón o no podrás obtener más.
-Ningún mar en calma hizo experto a un marinero.
-La mala noticia es que el tiempo vuela, la buena es que tú eres el piloto.
-El mundo es de Dios, pero se lo alquila a los valientes.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

post

¿Como volver a analizar el nuevo escenario económico?

Se nos han roto todas nuestras previsiones que habíamos planificado para 2020, el calendario está en blanco pendiente de demasiadas variables, la estrategia ya no vale, el último análisis DAFO tampoco, los objetivos ya no valen porque ahora solo hay uno que es sobrevivir y no va a ser poco con las consecuencias de la pandemia.
Es cierto que la historia de la empresa sí que nos vale y mucho, pues aquellas compañías con trayectorias sólidas tendrán más facilidades para obtener créditos y ayudas de sus proveedores y también aquellas que tengan un equipo humano potente y unido tendrán menos problemas con el personal en un momento tan difícil emocionalmente.
Pero la gestión del día a día ha cambiado y los que estamos en permanente estado de alarma somos los responsables de las empresas, viendo y analizando cada nueva noticia que va saliendo, cada estudio, cada previsión y cada posible cambio de tendencia.
Si se reactiva una parte de la economía como el comercio en Mayo, es previsible que no tengamos suficientes clientes hasta por lo menos el mes de Julio ya que será un proceso lento, el consumidor no irá salvo urgencias a las tiendas y se lo tomará con calma.
Hay algunas certezas con las que podemos contar ahora salvo nuevo cambio radical en la evolución de la pandemia, entre otras las siguientes:
1. Un % de comercios entre el 15 y el 20% ya no abrirán cuando podrían hacerlo. Esto puede tener cambios según zonas y sectores, pero la media andará cerca.
2. Se nos vienen encima nuevos costes por la compra de material sanitario y las medidas de prevención para protegernos a todos en el lugar de trabajo.
3. Todo el calendario de 2020 ya no vale, habrá que hacer uno nuevo y flexible.
4. Sin clientes no hay futuro, o les ayudamos (al menos a los que merezcan la pena) o cerraremos nosotros, hay que trabajar más que nunca en equipo con ellos.
5. El Hogar se ha vuelto el único refugio más seguro y todo lo que hay dentro ha adquirido más importancia que nunca, hay que pensar que podemos ofrecerles a los consumidores para mejorar su vida en casa.
6. Los objetivos de 2020 olvidados, ya que solo habrá una fase de recuperación y otra de estabilización.
7. No éramos el centro del mundo, la naturaleza sí que lo es, ella puede vivir sin nosotros, pero resulta que nosotros sin ella no.
8. Los primeros 4 meses desde que se reanude la actividad van a ser decisivos para que se pueda seguir sobreviviendo o no, hay que anticiparse en lo que se pueda para que la apertura sea desde el minuto uno a tope y ser proactivo.
9. Los nuevos proyectos y crecimientos tendrán su oportunidad en 2022-2023 ya que habrá dos fases muy claras, la primera será recuperar el oxígeno y poder respirar y esa nos llevará hasta final del año 2020 (y siempre que no vuelva la pandemia claro está) y el 2021 será el año de la consolidación y de nuevas eficiencias.
10. El paro según varias previsiones serias estaba en el 2019 en el 14,1% de la población activa, en 2020 acabará en el 20,5% y en el 2021 en el 17,3%, es decir que el consumidor no va a tener posibilidades de volver a gastar o invertir lo mismo que antes de la pandemia hasta el 2022, por eso es cuando se podrá despegar y superar las cifras que teníamos previstas para 2020, pero antes será difícil.
Sin duda hay y habrá algunas certezas más, pero con estas seguro que tendremos que contar y no olvidarlas en ningún momento para no cometer errores.
Pero lo más importante ahora es contar con salvar el máximo de empleos posibles y salvar los máximos comercios y pymes posibles ya que no hay que olvidar que el 98,6% de las empresas en España, son comercios, micropymes y pymes y que por lo tanto si queremos salvar la economía habrá que salvar el tejido que hay y luego ya se podrán hacer planes para mejorar ese tejido a medio plazo.
Es el momento de demostrar que las empresas son éticas y son imprescindibles para que exista el estado de bienestar que todos queremos, pero nunca nos acordamos de donde salen los recursos económicos y salen sobre todo de los impuestos que pagamos las empresas, sin empresas no hay país próspero.
Deseo a todo el mundo mucha salud, fuerza y moral y vamos a por todas juntos.
-Pasión + Compromiso + Responsabilidad= Resultados Positivos.
-Unos ven caminos, otros solo muros.
-No hay atajos a ningún lugar al que merezca la pena llegar.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, S.L.
Blog. www.josecarrascolopez.com