Sin disciplina ni constancia, no hay éxito duradero

Hablando con pequeños empresarios en uno de los numerosos eventos a los que asisto salió a relucir que ahora todo está relacionado con lo que cada experto aconseja que hay que hacer para el mundo digital pero que quizás nos estamos olvidando de aquellas recetas que siguen siendo válidas para ambos mundos, el off-line y el on-line.
Entonces salieron varias cosas vitales para la supervivencia de las pymes y entre ellas como no la disciplina y la constancia, ambas imprescindibles para el mundo físico y el digital, ambas necesarias para cualquier transformación y cambio de nuestras pymes.
Nada se consiguió nunca sin disciplina, los inventores, los mayores progresos de la humanidad siempre tuvieron que tener mucha disciplina y no digamos nada de la constancia sin la que la mayoría de avances no hubiesen llegado a materializarse.
Pues ambas hay que seguir aplicándolas indistintamente de las estrategias, de las innovaciones y de los cambios que debamos impulsar y hacia donde apostemos más bien sea solo el mundo digital o ambos en la combinación perfecta como recomiendan la mayoría de los expertos.
Lo que complica la aplicación en el día a día de las empresas de ambas virtudes es que no vale con aplicarlas uno solo individualmente, sino que debe ser el equipo al completo el que lo tenga como hábito y eso cuesta más pero es el objetivo.
La satisfacción de clientes requiere de disciplina y constancia, la toma de decisiones, la elección de la estrategia adecuada, los servicios que ofrecemos, la relación con nuestros empleados y proveedores, nada escapa a ambas virtudes en una pyme.
Hasta el análisis de tendencias y del entorno detallado y sereno para ver por dónde va el mundo y elegir el camino adecuado para nuestra empresa requiere de una gran disciplina y esfuerzo para mantenerse al día y de la constancia necesaria para no quedarse atrás.
Un experto nos dice que la disciplina no entra por la ventana de las empresas, hay que promoverla con el ejemplo y lo mismo aplica para la constancia.
De todos los casos de éxito que conozco se podría decir que han inyectado grandes cantidades de ambas virtudes y han sido determinantes para conseguir el objetivo.
Que hay detrás de un diseño de producto espectacular además de conocimiento y creatividad? Que hay detrás de unos servicios excelentes a los clientes? Que hay detrás de las mejores ideas para mejorar nuestra gestión? Que hay detrás de una publicidad exitosa? Que hay en un equipo de alto rendimiento en una pyme? Que hay tras la flexibilidad ante los cambios? Que hay tras una planificación exitosa y detallada?
Deberíamos recordar aquella famosa frase de que tu vida es lo que haces y no lo que planificas sin ningún sentido común y para eso nada mejor que practicar la disciplina y la constancia, requieren esfuerzo pero merecen la pena por el fruto que dan.
Para tener clientes fans debemos tener antes gente muy comprometida que quiera tirar hacia delante y la gente comprometida suele ser disciplinada consigo misma y constante.
Tener talento es importante pero si a tu máximo nivel quieres llegar hay que trabajar y además con disciplina y constancia o no quedará sustancia.
Estas virtudes deberían estar dentro del ADN de la organización para que de esa manera forme parte de la cultura de la empresa, que cualquier nuevo empleado, nuevo cliente o nuevo proveedor vea que aquí se practican dichas virtudes y no se admite lo contrario.
Para aprender cosas nuevas y adaptarnos a los cambios del mercado también hay que poner bastante disciplina y constancia o nos quedaremos atrás y sin hueco para nosotros.
Dicen que hay que saber levantarse cuando nos caigamos, que es imposible acertar en todo a la primera y hasta para ser capaces de levantarnos tras un fallo hay que tener mucha disciplina y constancia detrás.
Ir combinando las nuevas facetas para estar en esta nueva época digital sin perder algunas virtudes tan importantes como la disciplina y la constancia entre otras que siempre serán aptas para cualquier momento de la historia sin duda nos ayudará a tener mucho más éxito que si las abandonamos o creemos que solo hay suerte en algunos casos de éxito.
Me despido como siempre deseando mucha suerte porque la van a necesitar para aquellos que practican la cultura del pelotazo sin aplicar estas virtudes y muchos éxitos (que los tendrán) para los que apliquen disciplina y constancia en sus empresas además de ir adaptándose a estos nuevos y emocionantes tiempos con unas frases para su reflexión:

-Por muy buena que sea la cuna, nada supera una buena crianza.
-Pon una buena persona en un mal sistema, y ganará el mal sistema.
-La calidad debe ser causada, no controlada.
-La disciplina es el puente que une metas y logros.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA,S.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *