Tomar decisiones para llegar a campeones

Uno de los equilibrios más difíciles en las empresas hoy día tiene que ver con la toma de decisiones efectiva en un entorno tan alterado y de continuos cambios.
Los tiempos cambian, la sociedad cambia, hay nuevas tendencias y nuevas formas de consumir y nosotros debemos saber cada cambio en el comportamiento del consumidor si no queremos que nos pille desprevenido así que no nos queda otra que procesar bastante información para después poder seleccionar aquella que nos pueda afectar tanto positivamente (oportunidad de negocio) como negativamente (posibles amenazas).
Por ejemplo antes los consumidores solo se fiaban de la opinión más cercana, de los más conocidos pero ahora en las redes sociales muchos se fían de gente desconocida y esto cambia las reglas del juego, no es que desaparezca la opinión del boca a boca ni mucho menos pero entra en escena otra forma de testar opiniones sobre todo entre la gente más joven que permite más transparencia y a mayor velocidad y comodidad que antes.
Es decir que nuestra reputación es clave ahora en el mundo on-line si queremos tener la más mínima oportunidad de poder competir.
Antes los clientes era fieles por una serie de motivos pero ahora solo son fieles a aquellos que les cubren sus necesidades de forma inmediata, así que aquellas empresas que tienen mejores disponibilidades de producto o servicio tienen más posibilidades de vender ya que la impaciencia es una de las cualidades del nuevo consumidor.
Para tomar buenas decisiones en la empresa hacen falta varias cosas:
1. Conocer el mercado y sus movimientos a tiempo real sin descuidar noticias de economía y sociedad y no solo a nivel local ni nacional ya que los cambios llegan de cualquier sitio.
2. Tener una formación actualizada que nos permita reflexionar de manera estratégica y podamos movernos en el tablero de ajedrez con soltura.
3. Disponer de momentos para reflexionar serenos fuera del horario laboral ya que no siempre estamos en condiciones de tomar decisiones sin estar alterados.
4. Procurar que la gente que tengamos en plantilla o al menos una parte lo más importante posible trabaje en equipo y exprese sus opiniones (para ello deben estar formados e informados y sentirse parte de nuestra marca).
5. Practicar la fórmula de los tres 10 preguntándonos que consecuencias tendrán nuestras decisiones en los próximos 10 días, en las próximas 10 semanas y en los próximos 10 meses.
6. Estar asociados a todo tipo de fuentes de información generalista + sectorial + local y asistir a algunos eventos para poder intercambiar opiniones con otros, o sea salir de la cueva, escuchar puntos de vista distintos.
7. Leer pero estudiando, no como ocio ya que estamos grabando información que luego nuestro subconsciente usará y sacará cuando sea necesario y contrastar siempre que la calidad de lo que leamos sea justificada ya que en las redes sociales hay mucha basura y opiniones no contrastadas. Hay que ser lo más curiosos posibles. Habrá alguna más pero como mínimo estas son importantes.
Tomar buenas decisiones es clave para la supervivencia de nuestra pyme y para el progreso dentro del mercado en el que nos movemos y ahora el problema es que nos obligan a tomar decisiones y rápidas y ya no podemos esperar mucho o ya será tarde y lo pagaremos muy caro. El pez más rápido se come al lento.
Somos responsables de que en nuestra empresa funcione la toma de decisiones y seremos nosotros los más perjudicados y señalados si no lo hacemos o si lo hacemos como reacción en lugar de hacerlo como acción estratégica.
Me despido como siempre deseando mucha suerte a los indecisos porque la van a necesitar y muchos éxitos porque seguro que lo van a tener a los que han incorporado la toma de decisiones a su gestión habitual y si le respalda su equipo mucho mejor, con unas frases para nuestra reflexión:

-No nos falta valor para emprender ciertas cosas porque sean difíciles sino que son difíciles porque nos falta valor para emprenderlas.
-Justo cuando ya nos sabíamos las respuestas nos han cambiado las preguntas.
-Creamos en nosotros mismos y llegará el día en que los demás tendrán que creer con nosotros.
-La visión sin acción se convierte en ficción.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA.S.L.
Blog: www.josecarrascolopez.com

Eliminar toxicidad es recuperar el norte de la empresa

Vivimos a base de sobresaltos y opiniones radicales que los medios de comunicación nos ofrecen buscando siempre captar nuestra atención ya que somos sus clientes, que si Europa se desmorona y cada país y cada región quiere hacer lo que le de la gana, que si no habrá dinero para las pensiones, que si las ventas on-line acabarán con los comercios y las pequeñas empresas, que si nos suben más todavía los impuestos a las empresas, que si hay terroristas cerca y hay que andar con cuidado, que si la economía digital crea 1 puesto de trabajo por cada 4 que destruye y una larga e interminable lista y así luego en el mundo laboral esa toxicidad influye en nuestro equipo y su moral.
Nuestra misión para combatir tanta prioridad a lo negativo debe ser buscar la otra parte de la vida real que también la hay, emprendedores nuevos que triunfan, nuevas ideas que ayudan a mejorar la calidad de vida, cosas que hacemos bien, algunos de los nuevos proyectos que van funcionando y sobre todo que tenemos clara la dirección a seguir, porque no hay peor cosa para la supervivencia de una pyme que no saber hacia dónde ir.
Como dice la famosa frase: mis oídos no tienen porqué ser tu papelera.
Por ejemplo los políticos de este país son muy hábiles desviando la atención hacia el enfoque que a ellos les interesa, hablan de desigualdad cada vez mayor en la sociedad y en parte es así pero la mayor desigualdad que existe ahora en España es comparar el sector público (que sigue con sus mismos salarios o mayores que al empezar la crisis) con los del sector privado que han caído debido a las bajadas de ventas y márgenes por la guerra de precios que hay en el mercado. El sector público sigue creciendo a pesar de ser el país más endeudado y están aumentando plantilla aunque no haya dinero para pagar, se emite deuda y listo ya pagarán las futuras generaciones. El sector público tiene más días de vacaciones que nadie en el sector privado, los políticos se jubilan cobrando el 100% cotizando muy pocos años y en el sector privado hay que cotizar cada vez más, esa es la mayor y la auténtica desigualdad en España, el que produce en el sector privado para pagar al que produce menos en el sector público con sus impuestos, el resto son situaciones puntuales que nos ponen todos los días para que no veamos lo verdaderamente escandaloso.
España sigue siendo difícil para los negocios porque hasta para abrir uno nuevo hay que dar bastantes más pasos que en otros países y hay menos ayudas.
Así que al menos dirijamos nuestras empresas de forma ética, con la pasión necesaria y traslademos al ambiente interno que nosotros no comulgamos con la vulgaridad que se vive fuera y que al menos entre nosotros disfrutemos juntos sacando adelante nuestro proyecto, siendo un equipo de profesionales bien avenidos.
Algunas ideas-fuerza recogidas en uno de los muchos congresos celebrados en 2016 para la mejora de todos nos pueden ayudar y fueron:
1. Desarrolla y apuesta por el talento.
2. Potencia Actitudes de adaptación (el cambio es permanente y rápido ahora).
3. Facilita entornos colaborativos.
4. Fomenta una cultura innovadora.
5. Inventa nuevas formas de relaciones sanas entre personas.

Pues habrá que basarse en algo así para poder proteger a nuestra gente de tanta toxicidad externa y tanta falsedad de profetas que venden lo imposible mientras viven estupendamente a costa del esfuerzo ajeno. Tengamos una filosofía en la que basarnos.
Veamos lo positivo que nos pueda ayudar, que nos empuje y entusiasme y eliminemos o al menos reduzcamos el resto para que nos dejen producir a los que verdaderamente generamos y contribuimos a la sociedad.
Me despido como siempre deseando mucha suerte porque la van a necesitar a los especuladores tóxicos y muchos éxitos a los que sepan distinguir lo que hacen bien internamente y separarlo de la contaminación actual aumentada a través de parte de la sociedad superficial y egoísta con unas frases para nuestra reflexión:
– Solo la estupidez no tiene antídoto.
– En lugar de preguntarte cuando son tus próximas vacaciones, tal ver deberías acomodar una vida de donde no tengas que huir.
– Quien me va a impedir alcanzar mis sueños? Alguien que nos e anima a pelear por los suyos?.
– Quien en la actitud se esmera obtendrá resultados de primera.

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA,S.L.
jcarrasco@fersay.com

España no mejorará como país hasta que…….

Para tener un país más estable, más ilusionante, más fuerte en el mundo y como única forma de dar más oportunidades a todos, eso no sucederá hasta que:
-El sistema educativo lo diseñen los expertos en el tema y se excluya la política del mismo a todos los niveles, docentes, sindicatos, etc.
-Se valore más a las pymes españolas y autónomos que suponen el 95% de las empresas y generan el 70% del empleo y se deje de hacer marketing gratuito a las grandes corporaciones en los medios de comunicación que más bien parecen medios de infoxicación, ya que no son neutros y tratan de ideologizar a la gente.
-El sector público se reduzca y deje de expoliar al sector privado ya que este último ha tenido que soportar la mayor carga de la crisis en España y sin reconocimiento siquiera.
-Los políticos se reduzcan y solo tengan este oficio los preparados para ello, se eliminen los asesores y tengan las mismas leyes y privilegios que el resto de la sociedad.
-Los funcionarios no estén blindados y dejen de aprovecharse del sistema y que tengan que ser evaluados por su rendimiento y con las mismas leyes laborales que el resto.
-Que nunca por ley pueda ser mayor el coste del sector público y los subvencionados que las contribuciones que pueda hacer el sector privado para no generar deuda infinita.
-Los medios de comunicación sean independientes y no sucursales de los partidos políticos.
-No se hable claro a los niños y jóvenes explicándoles que no hay derechos si antes no se cumple con las obligaciones.
-No se den tantas subvenciones, subsidios y ayudas que dependan del criterio de los políticos sino que dependan de un equipo de expertos neutrales y con controles claros.
-No se tenga que pasar una prueba mínima para ser político y dejen de entrar los fracasados y los que nunca trabajaron ni se esforzaron ni gestionaron una empresa.
-No demos ejemplo los mayores a los jóvenes sobre los valores incluido el esfuerzo como únicos referentes válidos.
-No vivan los sindicatos solo de las cuotas de sus trabajadores y las patronales solo de las cuotas de sus empresas. Y que las fiestas caras las paguen los propios convocantes.
-No sean todos los empresarios ejemplares, con valores y que sean el referente de toda la sociedad, especialmente de los jóvenes.
-No hablen más los medios de comunicación de los honrados, del que genera empleo y paga sus impuestos y no solo se hable de los corruptos, de lo negativo.
-No baje la audiencia de la telebasura.
-No se facilite más el deporte base, el que todavía no es negocio y que se deje de endiosar a algunos por sus habilidades solo deportivas.
-No se valore más a un científico o investigador que a un cotilla, futbolista o modelo.
-No se valore más a un emprendedor o empresario que genera empleo y riqueza con sus impuestos que a un político que genera coste.
-No se respete al profesional acreditado, al profesor, médico o entrenador y la gente quiera decirles lo que deben hacer como si fuesen expertos en todo (ojo con internet en esto).
-Las leyes y sus aplicaciones no sean más justas y equitativas para todos.
-Los sueldos públicos no se los puedan poner los mismos que acceden al cargo o amiguetes.
-No se aborde como algo grave y castigue más duramente el acoso escolar y paguen los responsables que correspondan si no se puede cargar la responsabilidad al menor.
-No se enseñe a los jóvenes que la diversión no incluye la violencia sino el respeto y no incluya el alcohol como única manera de divertirse.
-No se inculque que cuando alguien no produce nada, se aprovecha de otros que deben producir mucho más de lo que les correspondería.
Deseando unas felices navidades y nuevo año a todos y que podamos ayudar a construir una mejor sociedad española me despido por este 2016 con alguna frase:

Donde ruge el tigre no hay burro con reumatismo.
-Cuando el delito se multiplica, nadie quiere verlo.
-Los niños nos pueden enseñar 3 cosas : a ser felices sin ninguna razón, a siempre estar ocupados con algo, y a saber pedir con todas sus fuerzas lo que desean.
-Ser bueno no es sinónimo de ser idiota. Ser bueno es una virtud que algunos idiotas no entienden.
-Mas barato estaría el pan si no hubiese tanto holgazán.

José Carrasco
FERSAY GROUP.
Blog: www.josecarrascolopez.com

¿Empresas con valores o desiesto espiritual?

Dentro de las empresas que tienen bien definida la cultura, con sus valores, visión y misión existe un sentimiento de orgullo de pertenencia que no pueden tener aquellas que simplemente funcionan a la deriva, sin una referencia para el equipo humano.
Cuando no hay valores definidos en una empresa por pequeña que sea se producen múltiples problemas empezando por no tener claro cómo seleccionar el personal, cómo formarlo después y cómo integrarlo dentro de la compañía con garantías de éxito.
Además al no tener una referencia común para todos es casi misión imposible crear un auténtico equipo y esto crea todavía más problemas al funcionamiento de la misma.
Cuando ves una empresa sin una cultura sólida te das cuenta de que la falta de valores claros comunes hace que cada uno piense egoístamente en parecer bueno de cara a la galería pero lo que necesitan las pymes no es querer parecer bueno, sino que la gente quiera ser buena, quiera alcanzar la excelencia en todo lo que toca.
Si una empresa no está basada en valores parece un desierto espiritual, parece no tener una dirección clara y esta carencia impide el orgullo de pertenencia, la gente trabaja rutinariamente, sin aportar ideas, sin dar todo lo que podrían dar, nadie se atreve a plantear cambios que podrían suponer mejoras, todos trabajan para “supuestamente” contentar al jefe, no para contentar al cliente y así las ventas no son las que podrían ser ni mucho menos y a la larga vienen graves problemas con difícil solución.
Si siempre decimos que la buena gestión es como la buena salud de las personas donde es mejor prevenir que curar cuando ya es tarde, en este caso esto se lleva al extremo.
Sin referencias claras en valores nadie respeta nada, solo hay apariencias y luego por detrás hay una emisora continua de rumores (los rumores se convierten en tumores en una organización) y una apatía que hace imposible el buen clima laboral.
Se contagian siempre más fácilmente las emociones negativas que las positivas y sin cultura adecuada en una empresa la desilusión impera en la plantilla y nadie es capaz de ponerle la pasión que todo trabajo necesita para hacerlo con excelencia.
Todo el mundo evita tomar decisiones y responsabilizarse y así el ambiente es hostil y no permite ni la creatividad, ni la innovación, ni el progreso.
Se genera además una ansiedad innecesaria y una atmósfera irrespirable que acaba traduciéndose en unos resultados mediocres al principio y desastrosos después.
De esta manera no hay tampoco una organización clara ni definida y se pierde infinidad de tiempo en repetir tareas o en hacerlas mucho más lentas de lo habitual.
En este tipo de empresas no se aprende ni se mejora a través de programas de formación porque la gente no tiene ningún interés en desarrollarse porque no quieren ni siquiera imaginarse el futuro en esa empresa.
Son empresas que limitan a la gente en lugar de desarrollarla y hacerla crecer.
Los valores y la cultura de empresa con la visión y misión de fondo tienen además la capacidad de permitirnos evaluar con mucha más exactitud los rendimientos, la productividad, la iniciativa y la superación de cada uno lo que nos permitirá realizar una política mucho más efectiva hacia cada profesional para no caer en valorar más las apariencias que la auténtica actitud y la meritocracia real.
Estas empresas con falta de valores claros y su práctica crean conformidad en su plantilla y nunca nadie se plantea dar un salto hacia mayores responsabilidades.
Los valores nos permiten diferenciarnos del resto de competidores, es esa parte imposible de copiar y que siempre siendo invisible de cara al exterior produce una diferencia interna que produce un estilo propio que nos da una identidad única.
Los valores también nos ayudan a centrarnos, a establecer prioridades y a concentrarnos en lo realmente importante y evitar así numerosas pérdidas de tiempo.
Me despido como siempre deseando mucha suerte porque la van a necesitar (casi un milagro) a los que no tienen una cultura de empresa clara con valores establecidos y muchos éxitos (que seguro lo tendrán) a los que tienen una cultura de empresa poderosa con valores en su base muy arraigados y practicados en el día a día con unas frases para nuestra reflexión:

-Sin valores no duran los amores.
-Gestión es lo que hacemos, liderazgo es lo que somos.
-Casa sin cimientos se la llevan los vientos.
-Una organización sin valores es como un coche sin luces conduciendo de noche.

José Carrasco
FERSAY GROUP
Blog: www.josecarrascolopez.com

ESTRATEGIA EMPIEZA POR “ES” DE ESCOGER

El grado de competitividad de una empresa es la multiplicación de la estrategia por la organización y por eso es tan importante acertar en la estrategia a seguir así como en el modelo organizativo y la ejecución de la misma.
La estrategia debe servir para diferenciarnos bien en productos en la marca, en los servicios o en la comunicación, de lo contrario no sirve de nada.
La propuesta de valor que hagamos al mercado debe estar definida por la estrategia para que sea coherente y debe reforzar todo el marketing de la compañía.
La estrategia debe descubrir lo que no se ve a simple vista, lo que está cubierto, oculto, en el mercado y en nuestra empresa.
Un análisis previo sobre las tendencias, el entorno y siempre teniendo en cuenta el nuevo mundo digital debe ayudar a diseñar la estrategia adecuada.
Una estrategia es imprescindible para cualquier tipo de negocio independientemente del tamaño del mismo, un error clásico de pequeños negocios es pensar que no necesita una estrategia, nada más lejos de la realidad.
A la hora de analizar el entorno y las tendencias tanto económicas, demográficas y otras es conveniente trabajar siempre con datos contrastados, uno de los errores más comunes a la hora de definir un buena estrategia es coger lo superficial, titulares de prensa por ejemplo y no leer la letra pequeña para saber interpretar bien la realidad.
Otro aspecto importante de la estrategia es su revisión y ajuste periódico ya que antes la estrategia servía para el medio y largo plazo pero ahora esto es imposible en el entorno tan volátil por lo que se recomienda revisar la estrategia cada 6 meses.
Para diseñar una buena estrategia se requiere prestar mucha atención a su confección pero también a su ejecución para asegurarnos de que se aplica en la gestión diaria.
Nuestro equipo debe estar preparado para ser flexible, para poder cambiar e ir adaptándonos al mercado ya que cambio sin acción es pura ficción. Las sinergias entre los empleados de la empresa y con los clientes son más necesarias que nunca ya que las sinergias sirven para unir diferencias.
Y lo más importante de una buena estrategia es que nos obliga a ESCOGER, no vale dispersar recursos económicos y humanos o no funcionará.
Una empresa admirada es única y elige una estrategia diferente a la de sus competidores, no tiene grandes dilemas o conflictos innecesarios a la hora de tomar decisiones pues todo el mundo está alineado en torno al cliente.
El valor de una empresa son los elementos diferenciadores que la hacen distinta a las demás y que son sus ventajas competitivas que debe preservar la estrategia.
Toda empresa debe ser fiel a su visión porque es lo que la dirige hacia el futuro y no hacia el pasado ni al presente y además es el proyecto atractivo que los empleados quieren tanto los actuales como los futuros, así se mantiene y se contrata talento.
Una vez definida la estrategia hay que ser constantes y no perder de vista en ningún momento el objetivo colectivo.
Una de las trampas más peligrosas es querer imitar todo lo que hagan los demás actores de nuestro mercado y así en lugar de diferenciarnos nos igualamos más todavía y de esta forma somos nosotros mismos los que nos convertimos en un comparador de precios.
Si ofrecemos lo mismo que los demás los clientes solo nos querrán por precio más bajo
y esto es como darse un tiro en el pie, habrá productos que debamos tener porque tengan demanda por parte del cliente final pero no todos y aquí es donde hay que buscar las diferencias con el resto.
Cuando todos los comercios por ejemplo ofrecen lo mismo que las grandes superficies o hipermercados el consumidor solo se fijará en el precio ya que es el mismo producto y esto es un grave error que se comete por pura comodidad o ignorancia empresarial.
Me despido como siempre deseando mucha suerte a los que no tienen estrategia o la tienen equivocada porque la van a necesitar y mucho éxito a los que tienen una buena estrategia y la saben ejecutar con unas frases para nuestra reflexión:

-No se puede acertar a dos dianas con una sola flecha.
-Si no defines tu propio plan, caerás en el plan de otros.
-En la medida en que no te haces preguntas a ti mismo vives con las respuestas de otros.
-Planificación sin ejecución es igual a alucinación.

José Carrasco
FERSAY GROUP
www.josecarrasco.com

Diferencias entre trabajo, empleo y proyectos

Ahora que los datos del paro mejoran algo gracias a las pymes españolas (los políticos todavía no se han enterado que ellos no pueden crear empleo y los sindicatos tampoco) puede ser buen momento para plantearnos y admitir que también el modelo laboral como todo lo demás va a cambiar sí o sí, nos guste o no.
Hay personas que realmente buscan un trabajo estable y esto requiere de un proyecto empresarial con su estrategia, planificación y dirección de la empresa, entonces se le plantea como debe aportar valor y cuál es el objetivo a medio plazo.
Estas personas se supone deben comprometerse con la visión, misión y valores de la empresa e integrarse en su cultura sumando con su aportación para conseguir objetivos ya que el proyecto les parece ilusionante a largo plazo y ahí aparece la posible estabilidad laboral si las cosas se hacen bien por parte de todos.
La empresa debe proporcionar formación y los medios necesarios para que esta persona tenga un trabajo digno pero también retador que le haga movilizarse hacia la meta.
Otras personas sin embargo cuando dicen buscar trabajo lo que quieren es un empleo para cobrar un salario pero les da igual el proyecto empresarial porque o bien no lo hay y es algo temporal por determinadas circunstancias o bien porque la empresa solo apuesta por la supervivencia a corto plazo. Estas personas normalmente llevan tiempo sin prepararse (oxidados?) y quieren puestos muy fáciles y a su medida cosa que es muy difícil encontrar, ya que los empleos no son una goma que se estira y encoge al gusto de cada cual sino algo orientado mínimamente al cliente y al mercado.
Este tipo de gente no busca tanto involucrarse en nada sino tener un salario o una ayuda económica y por eso lo que en realidad buscan es un empleo sin concretar mucho.
Y por último están aquellos proyectos temporales en las empresas para realizar cambios organizativos importantes o implantar nuevas ideas, innovaciones o modernizaciones internas que requieren un nuevo equipo de trabajo específico para realizar esta misión y acabada la implantación se acaba el trabajo del equipo contratado. Aquí tendríamos a los llamados freelance que cada vez son más numerosos dado que el entorno con sus cambios provoca que las empresas deban hacer este tipo de transformaciones.
Por supuesto según las necesidades de la empresa tendremos que optar por un perfil u otro de profesionales.
Todas las empresas nos vemos obligadas a cambiar y adaptarnos al mercado que se mueve a gran velocidad con continuos cambios y nuevos retos y esto ya es suficientemente complicado como para encima no encontrar las personas adecuadas para cada momento, no es lo mismo poner en marcha un nuevo proyecto que impulsar o cambiar alguna actividad que se nos quedó algo dormida o hacer cambios organizativos puntuales y muchas veces no encontramos tampoco el personal que necesitamos.
De ahí que el mundo educativo desde el colegio a la universidad deben hacerlo expertos en los mundos de la enseñanza y de la empresa juntos y no políticos que jamás supieron lo que es una empresa y sus necesidades reales para poder sobrevivir y poder ofrecer trabajos algo estables y que sobre todo den conocimientos al personal, le hagan tener más empleabilidad futura y así que le sea más fácil en caso de que no sea posible en nuestra compañía hacerlo en otra con ciertas garantías de éxito.
En España hay más de 3 millones de empresas (y solo el 10% tienen un modelo de negocio claro y definido) pero la gran mayoría son microempresas y pequeñas empresas y algunas medianas quedando solo el 1% de empresas realmente grandes y el 80% estamos en el sector servicios y el mercado laboral debe adaptarse a este modelo real actual aunque haya que mejorarlo por supuesto en el futuro.
Además es más importante que nunca generar actividad y crear empleo para que haya más gente ocupada y luego si se puede que sea de la máxima calidad posible.
Me despido como siempre deseando suerte a los que no entiendan la realidad ya que la van a necesitar y muchos éxitos a los que generan empresas y empleos dignos con unas frases para nuestra reflexión:

-Nunca se puede huir de la realidad sin que haya consecuencias.
-Siempre da lo mejor de ti, lo que siembres ahora cosecharás después.
-Pensar sin aprender es esfuerzo perdido, aprender sin pensar es muy peligroso.
-La vida es linda, lo malo es que algunos confunden lindo con fácil.

José Carrasco
FERSAY GROUP
Blog: www.josecarrascolopez.com

¿Se pueden fabricar talentos en una PYME?

Hay mucha gente que se cree que solo se puede conseguir que la gente crezca y evolucione en una gran empresa pero están equivocados porque se puede ser una gran empresa sin tener porqué ser una empresa grande.
Además en una pequeña empresa que va poco a poco creciendo se pueden conseguir talentos que en un entorno más estable de una gran corporación no sería posible. En este caso el pequeño tamaño nos obliga a espabilar.
Es el proyecto lo que tiene que enamorar a los empleados para que puedan florecer los talentos, es saber venderles el valor real que producimos en el mercado para darle sentido al trabajo y muchas veces queremos vender nuestra marca fuera sin haberla vendido previamente dentro, mayúsculo error porque es imposible vender fuera (a los clientes, proveedores y demás) si los que están dentro no creen en ello.
Para que vendamos bien a los clientes antes hay que conseguir que nuestro equipo quiera venderlo y esté convencido de que vende valor para todos y no solo humo.
Una de las responsabilidades más grandes que tiene cualquier jefe y no digamos todos los líderes es vender ilusión y sentido a los suyos internamente para luego traducir eso al exterior y poder vender algo creíble y consistente.
Para que sus empleados practiquen con los clientes el sonopros (es decir el sonreír y no problemas sino soluciones) antes deben sentirlo ellos, creerlo ellos e interiorizarlo ellos.
Dicen los expertos que: estado de ánimo = resultados que se obtienen – salud así que para despertar los talentos naturales de los nuestros antes debemos ser capaces de crear la atmósfera adecuada para que nuestro equipo consiga buenos resultados sin crearse problemas de salud y así el estado de ánimo permanezca alto y sano.
Hay que comportarse como campeones antes de llegar a serlo y eso solo es posible desarrollando a nuestra gente con la ilusión de su papel dentro del proyecto. Al que le toque ser actor secundario hay que explicarle que su aportación es vital también.
Hay que prescindir de los no creyentes si queremos que el nivel del resto de nuestro equipo suba y pongan todo su talento actual y futuro en conseguir los objetivos.
Para tener a los clientes contentos es obvio que antes debemos tener contentos a nuestros empleados y por otra parte mientras no estén contentos tampoco podremos hacerles crecer y que mejoren como profesionales ya que solo si quieren hacerlo lo harán y para que apliquen su talento hace falta su voluntad y esta solo depende de ellos.
El éxito se puede conseguir pero también puede ser muy corto, como una moda pasajera, y eso no nos vale, necesitamos la excelencia porque eso es éxito multiplicado por tiempo y una empresa necesita el talento de su gente siempre para mantenerse arriba.
Comprarías una máquina que solo diera el 60% de su rendimiento? Seguramente no lo permitirías y sin embargo muchas empresas tienen gente que rinde el 60% y no hace nada para solucionarlo, esto es una contradicción muy dañina.
Se quiera o no en las pymes necesitamos la fe y la fe es creer en algo sin tener evidencias claras de ello así que debemos conseguir que nuestro equipo tenga la máxima fe posible en nuestro proyecto como pyme.
Los valores sociales son los más importantes porque determinan la motivación y solo esta lleva a la acción y necesitamos un equipo de acción, capaz de solucionar problemas nuevos que surjan como consecuencia de nuevos retos puestos en marcha ya que sin la innovación la empresa se quedará estancada a corto plazo para después reducirse o incluso extinguirse.
Solo un equipo que entienda y acepte la estrategia y nuestra identidad diferencial podrá defender la marca como hoy día necesitamos para poder estar en el mercado y ello es cosa del gran jefe o líder que debe convencer y persuadir a todos con su propuesta.
Si fabricamos talentos en nuestra pyme podremos conseguir logros de acorde a la actividad que realizamos, de lo contrario si la gente se nos queda estancada o en la zona de confort podremos tener mucha actividad pero inútil con malos resultados.
Me despido como siempre deseando mucha suerte a los que no desarrollan a su gente porque la van a necesitar y muchos éxitos a los que fabrican talentos en su empresa por más pequeña que sea y con unas frases para su reflexión:
-No cuentes los días, haz que los días cuenten.
-Lo único que nos hace especiales es creérnoslo.
-El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento.
-Nadie puede llegar a la cima solo por su talento. El trabajo transforma el talento en genio.

José Carrasco
FERSAY GROUP
Blog: www.josecarrascolopez.com

LA SOBERBIA COMO DESTINO A LA SOLEDAD EMPRESARIAL

Uno de los factores que más contribuyen al éxito hoy día en los negocios es sin duda alguna la capacidad de relacionarse entre personas y empresas y aprovechar así oportunidades de negocio y sinergias para crecer y abrir nuevas líneas de negocio.
Lo contrario también es un claro factor de fracaso, el aislamiento y seguir siempre con los mismos contactos sin renovarlos también producen la decadencia de una empresa.
La mayor influencia de que una empresa sea más asociativa y colaborativa depende en gran medida de sus máximos responsables y ellos determinan si la empresa se inclina hacia un lado o el otro.
Muchas veces los encuentros multisectoriales donde conoces gente de otros sectores distintos al tuyo te proporcionan una gran riqueza de nuevos puntos de vista que jamás aprenderías si te limitas a lo conocido de siempre (zona de confort).
Algunos son incapaces de crear relaciones porque van sembrando semillas en el cemento y claro está, ahí no sale nada.
Hay quien piensa que porque tenga una posición de responsabilidad en una empresa ya no necesita expandir las relaciones y se esconde en su propia compañía acabando totalmente aislado y sin poder analizar otros puntos de vista.
Como es obvio esto es puro miedo, pura inseguridad ante los demás y por eso practican políticas individuales y solitarias que nunca hacen equipo a nivel interno.
Siempre culpan de todo a los demás y buscan que les solucionen todo ya que no disponen de opciones por falta de buenas y numerosas relaciones.
Algunos expertos dicen que huimos del silencio porque no nos gustamos y de la misma forma huimos de otras personas por si descubren nuestras carencias.
La falta de relaciones dificulta la creatividad ya que esta florece cuando gente muy diferente colabora e interactúa sumando conocimientos.
Es muy dañino para cualquier empresa que nos limitemos a seguir un solo camino sin estudiar otras opciones que nos propongan.
Y es que no hay atajos para alcanzar la verdadera madurez emocional, imprescindible para poder tejer una red de relaciones colaborativas muy enriquecedoras.
A nivel interno pasa lo mismo, sin no se establecen relaciones colaborativas, no habrá un auténtico equipo y tampoco se producirá progreso alguno ya que este viene del aprendizaje colaborativo y nunca podremos llegar a la inteligencia colectiva aplicada a la gestión del día a día. La flor del soberbio es el narciso y su animal el pavo real.
La soberbia es un virus muchas veces mortal que acaba con las empresas ya que no permite avanzar en ninguna dirección. Desmotiva a todos e impide por completo la innovación y cualquier tipo de mejora dejando la empresa bloqueada.
Las personas soberbias van perdiendo relaciones, nadie quiere estar con ellas porque acaban siendo tóxicas y muy peligrosas para unas colaboraciones sanas.
No puede haber ningún tipo de entusiasmo o pasión en las relaciones con gente soberbia ya que solo tienen en cuenta su propio criterio y no escuchan otras opciones o nuevas posibilidades y así se van aislando en su propio mundo.
Consiguen además generar un clima autoritario dentro de la organización donde impera el miedo a opinar, el pasotismo y la huida de todos hacia su propia zona de confort.
El soberbio solo cree en su talento así que es imposible que haya suma de talentos pues todo intento queda anulado y sometido creando un entorno hostil y un ambiente irrespirable donde solo se desea que llegue la hora de salir.
El soberbio nada puede sumar o aprender de otros y tampoco su ego le permite reconocer errores y rectificar así que cae en la repetición de malas prácticas que con el tiempo pueden poner en peligro a la empresa.
Al soberbio le cuesta delegar ya que siempre desconfía de las capacidades de otros así que no hay crecimiento profesional posible y cada uno se mantiene en su rol hasta que ya se ha quedado obsoleto y se ha fabricado una compañía paleolítica.
Me despido como siempre deseando mucha suerte a los soberbios porque la van a necesitar y muchos éxitos a los humildes porque no dependerán de la suerte con unas frases para nuestra reflexión:

-No hay que apagar la luz del otro para que brille la nuestra.
-Lo importante no es ser mejor que otros sino ser mejor que ayer.
-Se piensa solo, se razona en equipo.
-Los que solo usan el yo en lugar del nosotros son peligrosos.

José Carrasco
FERSAY GROUP
www.josecarrascolopez.com

Y EL ESTADO DE BIENESTAR EMPRESARIAL?

Se habla mucho sobre el estado de bienestar de la sociedad, educación, sanidad, pensiones, etc, pero se nos olvida como tener el estado de bienestar en la empresa para que estas y sigan generando empleo por un lado y contribuyendo al estado de bienestar social por otro, los recursos económicos no caen del cielo por mucho que algunos se empeñen en venderlo así ahora.
Aquí llegaríamos a la conclusión de lo importantes que son todas aquellas empresas responsables y éticas y lo mucho que habría que cuidarlas y valorarlas y sobre todo dejar de atacarlas como se hace habitualmente solo por algunos grupos de interés que viven del enfrentamiento entre personas y empresas a costa de ambas y sin sudar nunca.
Quizás en el sistema educativo habría que explicar a los niños desde que las empresas son necesarias porque pagan impuestos varios y que sin eso no es posible mantener a la sociedad civil ni tampoco a la parte pública (políticos, funcionarios y demasiadas figuras más por desgracia en España).
Solo nos acordamos de las empresas en épocas de crisis cuando no hay empleo y cuando baja mucho la recaudación, pero para evitar bajas habría que invertir más en formación y en ayudarlas sobre todo a las pequeñas que son mayoría en España.
Se supone que la gente debería estar contenta en cualquier empresa que sea ética y les trate bien, con respeto, reconocimiento, les de formación y una serie de ventajas además de una cierta estabilidad que solo se gana a pulso entre todos, pero si ya disponemos de un paradigma mental preconcebido que nos pone en contra de la empresa porque es lo que nos han inculcado como vamos a valorarlo en su justa medida?.
Hay algún medio de comunicación que hable de las buenas y pequeñas empresas españolas y lo mucho que contribuyen a una mejor sociedad?
Sin embargo aparecen un sinfín de personajes que viven de maravilla sin trabajar, como vamos a conseguir entonces empresas eficientes si la gente está en contra de la cultura del trabajo, del esfuerzo y del mundo de la empresa?.
Para que una empresa, sobre todo pyme sobreviva, se necesita el trabajo en equipo, la cooperación entre todos y remar en la misma dirección y esto requiere de gran inteligencia emocional ya que hay que creer en lo que haces si quieres hacerlo bien y si la gente solo cree en tonterías que les trasmiten en lugar de dar todo su talento y esfuerzo en conseguir un objetivo tan motivador como ganarte la vida honestamente en una empresa que encima ayuda a una mejor sociedad a través de sus impuestos y del empleo generado, qué más quieres?
Hay que contrarrestar de alguna forma la ingente basura emocional que les meten a nuestros jóvenes engañándoles y distorsionando la realidad lo que después trae consecuencias catastróficas para las personas y la familia que hay alrededor.
Y todos debemos ser conscientes que en una empresa o creas valor o cuestas demasiado, hoy día es así por la hipercompetencia de los mercados.
Además tus títulos solo sirven para que te atiendan en una empresa en lugar de tirar directamente tu historial a la basura, solo te abre una puerta que se puede convertir en una oportunidad laboral pero luego viene el auténtico momento de la verdad donde debes demostrar tu valía y tus capacidades de hacer equipo y de crear valor con excelencia para que tu empresa destaque sobre otras.
Todos deberíamos tener claro que el verdadero jefe de cada uno es el cliente ya que solo él con sus compras hacen posible que tengamos un empleo y por lo tanto debemos intentar hacer una obra de arte de cada tarea que hacemos para él en nuestra empresa.
La formación no termina cuando conseguimos entrar en la empresa tras haber conseguido algún título sino que empieza otra formación complementaria y no por ello menos importante.
Me despido como siempre deseando mucha suerte a los reacios al mundo de la empresa ética porque la van a necesitar y muchos éxitos a los que sepan valorar estar en una empresa y tener la oportunidad de aportar sus talentos a la supervivencia de la misma con unas frases para nuestra reflexión:

-No existe gran talento sin gran voluntad.
-Procura que el niño que fuiste no se avergüence nunca del adulto que eres.
-Bienaventurados los que saben lo que quieren, porque son los únicos que sabrán cuando han llegado.
-Sacar títulos sin aprender es como subir en noria y presumir de viajar.

José Carrasco
FERSAY GROUP
Blog: www.josecarrascolopez.com

negarse a la diferenciacion= billete a la extinción.

NEGARSE A LA DIFERENCIACION= BILLETE A LA LIQUIDACION: Diciembre-2015
Es increíble ver como muchos negocios con sus correspondientes puntos de venta se empecinan en vender exactamente los mismos productos que sus competidores y se quejan después de que cada vez tienen menos márgenes.
Hace mucho tiempo que se sabe que lo peor que puedes hacer para provocar pérdidas o faltas de rentabilidad es negarte a que tu empresa sea diferente, imitar a los otros y luego quejarte de que no te dejan márgenes suficientes para mantenerte en el mercado.
Hoy día es una realidad que la aparición de nuevos competidores sobre todo a través del canal on-line ha supuesto una bajada de márgenes, sobre todo en aquellos productos que toda la distribución tiene de la misma marca y que solo se venden ya por precio.
Hay multitud de ejemplos en el que conviven empresas con diferentes estrategias y productos dentro del mismo mercado y que funcionan como Mercadona (más enfocado a la marca blanca) y Consum (más enfocado a las marcas conocidas) y en ambos casos funcionan incluso siendo de la misma zona geográfica.
Otros sectores sin embargo son más reacios a buscar sus propias diferencias y solo por pereza o comodidad ( y porque antes quizás no tuvieron otras opciones) se niegan a trabajar con productos diferentes que ahora ofrecen los mercados.
Muchos gerentes no analizan que su equipo de compras trabaja muchas veces por amiguismo con los mismos proveedores de siempre, que no solo no le respetan sino que le ocasionan problemas serios de competitividad cuando ven los mismos productos reventados de precio en la competencia y de nada sirve en estos casos la amistad de muchos años si sabes que para tu negocio es letal.
Dentro del marketing una de las facetas más importantes es sin duda la diferenciación mediante otra estrategia en lugar de la competencia frontal contra un camión cuando tu conduces un coche y tienes todas las de perder.
Es momento de salir de la zona de confort donde muchas personas viven muy cómodos pero poniendo en peligro los negocios por ir a lo más fácil a corto plazo pero también lo más dañino para nuestra marca y nuestra supervivencia futura.
Es como aquellos que van empujando un carro con las ruedas cuadradas y les proponen poner otras redondas para avanzar más y con menor esfuerzo y contestan que ahora no tienen tiempo ya que han de seguir tirando del carro anticuado.
El marketing requiere psicología y estrategia y el consumidor que ve los mismos productos solo se fijará en los precios y no queda ninguna posibilidad de que el factor humano haga su trabajo si no puede ofrecerle algo distinto a lo que tienen todos.
Tom Peters decía hace ya muchos años que no se puede tener un negocio de los de “yo también” donde todos son iguales y nadie marca la diferencia.
Ahora se dice que los clientes ya no compran productos o servicios sino experiencias pero es imposible generar experiencias si eres uno más y todos iguales en un mercado.
Con lo importante que es poder hacer una propuesta única de valor ante el mercado para que tu marca se diferencie y nadie puede hacerlo si vende exactamente los mismos productos que los demás actores del mercado, así pasarás desapercibido ante los ojos de los consumidores o clientes.
Muchas empresas ahora intentan comunicar que son diferentes señalando algún elemento distinto de otros pero luego tienen los mismos productos y esta contradicción lo único que crea es confusión entre sus clientes que acaban simplificando su mensaje y poniendo en el mismo cesto a una empresa y a sus competidoras con lo que toda la comunicación ha sido inútil, la diferenciación ante los clientes debe ser real en todos los sentidos o no funciona. Las incoherencias se pagan siempre.
Me despido como siempre deseando éxito a los valientes que se deciden a tener otros productos y mucha suerte porque la van a necesitar a los acomodados que siguen vendiendo lo mismo que todos los demás y con unas frases para nuestra reflexión:

-Leemos mal el mundo y decimos luego que nos engaña.
-Primero tienes que aprender las reglas del juego y después jugar mejor que nadie.
-Lo importante es sacrificar lo que somos por lo que deberíamos ser.
-La vida siempre te da 2 opciones: la cómoda y la difícil, cuando dudes coge la difícil.

José Carrasco
FERSAY GROUP
www.josecarrascolopez.com